Reading Time: 32 minutes

¿Qué dice la Biblia sobre la homosexualidad?

Dr. Jim Denison is the CEO of Denison Forum.
His Daily Article and podcast globally reach over 160,000 subscribers. Dr. Denison guides readers to discern today’s news—biblically. He is the author of multiple books and has taught on the philosophy of religion and apologetics at several seminaries. Prior to launching Denison Forum in 2009, he pastored churches in Texas and Georgia. He holds a Ph.D and a Master of Divinity from Southwestern Baptist Theological Seminary. Jim and his wife, Janet, live in Dallas, Texas. They have two sons and four grandchildren.

facebook twitter instagram

What does the Bible say about homosexuality?


La homosexualidad es uno de los temas más divisivos en la cultura estadounidense.

¿Deberían legalizarse los matrimonios entre personas del mismo sexo?

¿Deberían ordenarse los homosexuales practicantes al ministerio cristiano?

¿Qué dice la Biblia sobre este tema tan controvertido y emotivo?

Sobre un tema tan controvertido y emotivo, necesitamos saber en quién confiaremos. Podemos encontrar académicos que apoyen cualquiera de las diversas posturas que se definen sobre el tema.

No es mi intención tratar en su totalidad la multitud de comentarios interpretativos que se ocupan de los textos bíblicos sobre el tema. Mi objetivo es simplemente revisar lo que dice la Biblia sobre la homosexualidad, de la manera más clara, sucinta y práctica posible.Shortcode

Busque el significado que la Biblia ofrece

Entonces debo comenzar con una palabra interpretativa.

Cuando enseñé principios de interpretación bíblica en el Southwestern Baptist Theological Seminary, a menudo les decía a mis alumnos: “La Biblia nunca puede significar lo que nunca quiso decir”. Debemos buscar el significado pretendido del texto tal como se entiende en su contexto original.

También a menudo dije: “La única palabra que Dios está obligado a bendecir es su palabra”. Lo que nos importa hoy no son mis opiniones ni las suyas, sino las de Dios.

Esta posición no se mantiene universalmente sobre este tema.

Por ejemplo, el Dr. Walter Wink afirma en su reflexivo folleto, La homosexualidad y la Biblia, “Cuando la Biblia menciona el comportamiento homosexual, claramente lo condena. Lo concedo libremente. La cuestión es precisamente si ese juicio bíblico es correcto” (p. 12).

El Dr. Wink compara la homosexualidad con el tema de la esclavitud: argumenta que la Biblia aprueba la esclavitud, declara que la Biblia estaba equivocada en ese tema y concluye que está igualmente equivocada en el tema que tenemos ante nosotros (págs. 12-13).

Respeto enormemente las enormes contribuciones del Dr. Wink a los estudios del Nuevo Testamento, especialmente en los temas de la guerra espiritual y la no violencia. Pero no podría estar más en desacuerdo con su afirmación: “La cuestión es precisamente si ese juicio bíblico es correcto”.

Sin divagar en una defensa extendida de la autoridad bíblica, deseo dejar claro que creo que cada palabra de la Biblia es la palabra de Dios. Creo que las Escrituras poseen la misma autoridad para nuestras vidas hoy que la que tenían para sus primeros oyentes y lectores.

Para mis propósitos, la única pregunta que buscaremos responder es: ¿Qué pretende enseñar la Biblia sobre este tema?Shortcode

¿”El pecado de Sodoma” condena la homosexualidad?

La Corte Suprema hizo historia el 27 de junio de 2003, cuando derogó las “leyes de sodomía” del estado de Texas. En una decisión de 6-3, los jueces cambiaron el rumbo de un fallo de hace diecisiete años que los estados podían castigar a los homosexuales por tener relaciones sexuales consentidas en privado. Esta actividad se suele llamar “sodomía” por el texto que estudiaremos hoy.

En una encuesta de pasajes que se citan típicamente sobre el tema divisivo de la homosexualidad, Génesis 19 y el pecado de Sodoma generalmente se enumeran primero. Lot entretuvo a dos ángeles que llegaron a la ciudad para investigar sus pecados. Estos ángeles aparecieron como hombres.  “Aún no se habían acostado cuando los hombres de la ciudad de Sodoma rodearon la casa. Todo el pueblo sin excepción, tanto jóvenes como ancianos, estaba allí presente. Llamaron a Lot y le dijeron: —¿Dónde están los hombres que vinieron a pasar la noche en tu casa? ¡Échalos afuera! ¡Queremos acostarnos con ellos!” (Genesis 19:4-5 NVI). Por tal pecado, “Jehová hizo llover azufre ardiente sobre Sodoma y Gomorra” (v. 24), destruyéndolos.

¿Es este texto una condena de la homosexualidad?

El Dr. Walter Wink cree que no: “Ese fue un caso de varones aparentemente heterosexuales que intentaban humillar a los extraños tratándolos ‘como mujeres’, des-masculinizándolos así” (p. 1). Sin embargo, el Dr. Wink no ofrece evidencia textual de que los hombres fueran “aparentemente heterosexuales”. Su punto de vista es solo conjetural y se opone a la gran mayoría de interpretaciones a lo largo de los siglos.

El Dr. Peter Gomes, ministro de la Iglesia Memorial de Harvard y profesor Plummer de Moral Cristiana en la Universidad de Harvard, ofrece un enfoque diferente. Ha escrito una introducción extremadamente erudita a la Biblia y su mensaje, El Buen Libro. El Dr. Gomes, él mismo un homosexual (pág. 164), trata este pasaje como un intento de violación homosexual y argumenta que en sí, no condena la homosexualidad. (págs. 150-52).

Un tercer enfoque es sugerido por el Dr. Sherwin Bailey en su influyente libro, La Homosexualidad y la Tradición Occidental Cristiana (Homosexuality and the Western Christian Tradition). El Dr. Bailey sostiene que la palabra hebrea para “conocer”, traducida “tener sexo” por la Nueva Versión Internacional, no se relaciona con la actividad sexual sino con la hospitalidad. La palabra aparece más de 943 veces en el Antiguo Testamento y solo doce veces en el contexto de la actividad sexual.

Sin embargo, diez de estas doce veces están en el libro de Génesis, el contexto de nuestro texto. La respuesta de Lot a la multitud, al ofrecer a sus hijas para que puedan “hacer con ellas lo que quieran”, deja en claro que interpretó sus deseos como sexuales (v. 8). La excelente traducción de Génesis de Everett Fox incluye la nota, “el significado es inconfundiblemente sexual” (p. 80). Y Judas 7 resuelve la cuestión de si nuestro texto se refiere a la actividad sexual: “Así también Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas son puestas como escarmiento, al sufrir el castigo de un fuego eterno, por haber practicado, como aquellos, inmoralidad sexual y vicios contra la naturaleza” (NVI).

También es el caso de que la interpretación judía y cristiana posterior del pasaje ha visto histórica y comúnmente el pecado en Sodoma como la homosexualidad en sí misma, no solo como un intento de violación. Si bien este hecho no resuelve la cuestión interpretativa, vale la pena señalarlo a medida que avanzamos.Shortcode

¿Qué pasa con Levítico 18:22?

El siguiente texto que se suele citar sobre nuestro tema es Levítico 18:22, y es mucho menos ambiguo: “No te echarás con varón como con mujer; es abominación” (RVR60). El hebreo es tan claro como la traducción al español.

El sentido obvio del mandato parece ser: las relaciones sexuales homosexuales están prohibidas por las Escrituras. Esta es la forma en que los intérpretes judíos y cristianos típicamente han entendido el texto a lo largo de los siglos. Es la forma en que la mayoría lee el texto todavía hoy.

Pero aquellos que abogan por la homosexualidad como un estilo de vida bíblico aceptable han encontrado formas de disentir. El Dr. Walter Wink admite que este texto “condena inequívocamente el comportamiento sexual entre personas del mismo sexo”. Pero teoriza que los antiguos hebreos veían cualquier actividad sexual que no pudiera conducir a la creación de vida como una forma de aborto o asesinato. Agrega que los judíos habrían visto la homosexualidad como un “comportamiento extraño, que representa una incursión más de la civilización pagana en la vida judía”.

Luego cita el castigo por comportamiento homosexual: “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.”(Levítico 20:13). En su razonamiento, si vemos este castigo por la homosexualidad como obsoleto hoy, deberíamos ver su prohibición de este comportamiento como igualmente anticuada. Concluye su argumento en contra de hacer que Levítico 18:22 sea normativo para la ética sexual actual citando una lista de otras éticas bíblicas que considera obsoletas o que necesitan una reinterpretación, por ejemplo, el coito durante la menstruación, la poligamia, el concubinato y la esclavitud, entre ellas.

Y eso no es todo. Otros críticos ven las leyes levíticas como expresión de códigos de adoración, no como normas morales universales. Y argumentan que todas esas leyes estaban destinadas solo para su día y hora, como las leyes dietéticas kosher y las regulaciones de cosecha.

¿Existe una forma objetiva de responder a estas afirmaciones?

Primero, consideremos la afirmación de que esta ley del Antiguo Testamento no tiene relevancia para los creyentes del Nuevo Testamento, pero debe clasificarse con leyes kosher y demás.

Una regla básica de interpretación bíblica es que cualquier enseñanza del Antiguo Testamento repetida en el Nuevo Testamento lleva el peso del mandamiento a la iglesia y la fe cristianas. Y la prohibición contra la actividad homosexual ciertamente está presente allí (ver Romanos 1: 26-27, un pasaje que consideraremos a su debido tiempo).

Incluso aquellas declaraciones del Antiguo Testamento que no se repiten en el Nuevo Testamento tienen la fuerza de un principio. Por ejemplo, las leyes kosher nos dicen, al menos, que Dios se preocupa por nuestro cuerpo y nuestra salud.

En segundo lugar, se afirma que el pasaje de Levítico expresa un código de adoración, no un estándar moral.

La lógica es que Levítico está escrito con respecto a los sacerdotes levíticos y sus deberes de preparación y liderazgo para la adoración y no se aplica como tal a la familia de fe en general. Sin embargo, el capítulo en cuestión comienza, “El Señor le dijo a Moisés:‘ Habla a los israelitas y diles. . . . ’” (18: 1).

Nada en el capítulo limita su aplicación o significado a los levitas. Más bien, el capítulo exhorta a todo Israel a “guardar mis decretos y leyes, porque el que los obedece vivirá por ellos” (v. 4). Procede a prohibir las relaciones incestuosas, el sacrificio de niños y la bestialidad, normas que supongo que los críticos de Levítico 18:22 considerarían universales.

En tercer lugar, se ha argumentado que la prohibición de la homosexualidad en Levítico debe clasificarse con otras declaraciones bíblicas que pueden considerarse obsoletas, como el aparente respaldo bíblico de la esclavitud. Esta afirmación se cita con frecuencia, tanto que debemos considerarla a continuación.Shortcode

La esclavitud y las escrituras

Mi mudanza a Atlanta en 1994 me dio mi primera exposición a la notable historia colonial de la costa este. (Ahora que vivo en Texas, he aprendido que los tejanos piensan que algo es histórico si sucedió mientras Tom Landry era el entrenador de los Cowboys). Cuando la gente que vive en Carolina del Sur habla de “la guerra”, podría referirse a la Guerra (aunque dirán “no hubo nada de civil en eso”) o la Guerra Revolucionaria.

Es una región fascinante.

Con una excepción.

Un día, mientras viajaba por Charleston, mi esposa, Janet, y yo llegamos al “almacén de comercio de esclavos”, el lugar donde se traían esclavos a Estados Unidos en barcos y se vendían en el mercado. Todavía puedo recordar el edificio y mi repulsión al verlo.

Creo que el racismo es el mayor pecado en Estados Unidos, el fracaso que nos impide abordar nuestros otros fracasos. El racismo hace que el crimen en el sur de Dallas sea un problema “negro” y el abuso de drogas en el norte de Dallas un problema “blanco”, cuando todos son nuestros problemas.

Dada nuestra trágica historia con el racismo, tratar el tema de la esclavitud en la Biblia es un poco repugnante para nosotros. Sin embargo, una afirmación muy común con respecto al tema de la homosexualidad y la palabra de Dios es que los mandamientos bíblicos contra este estilo de vida están desactualizados, al igual que su aceptación de la esclavitud. Si podemos probar que la Biblia estaba equivocada en lo segundo, podemos creer que está equivocada en lo primero.

El tema de la esclavitud en la Biblia es un tema amplio y completo, mucho más amplio de lo que consideraremos en este artículo. Intentaré limitar nuestro estudio a lo más básico para que podamos relacionarlo con la pregunta más amplia que nos llama la atención.

La esclavitud era una parte aceptada de la vida en los tiempos del Antiguo Testamento. No conocemos ninguna cultura o literatura antigua que cuestionara su existencia o necesidad. Las personas se convirtieron en esclavas de diversas formas:

  • Nacieron de padres esclavizados (Génesis 17:23).
  • Fueron comprados (Génesis 37:28).
  • Se vendieron para pagar una deuda (Levítico 25: 39-55).
  • Irrumpir en un hogar fue castigado con la esclavitud (Éxodo 22: 3).
  • Los prisioneros de guerra solían ser esclavizados (Joel 3: 6).
  • Y los hijos de Israel esclavizaron a los cananeos que habían conquistado en la Tierra Prometida (Jueces 1:28).Los esclavos en Israel se consideraban propiedad y se podían comprar y vender (Éxodo 21:32). Se les concedió protección contra el asesinato, las lesiones permanentes o el trabajo físico indebido (cf. Éxodo 21:20,26; 23:12). Los esclavos domésticos hebreos fueron circuncidados (Génesis 17:12) e incluidos en las comidas religiosas (Éxodo 12:44).

¿Por qué el Antiguo Testamento no condenó la esclavitud en general y se movió para liberar a todos los esclavizados?

En muchos sentidos, lo hizo.

Había varias formas en que se podía liberar a un esclavo hebreo (un proceso llamado “manumisión”):

  • Un individuo puede ser comprado y puesto en libertad (Éxodo 21: 8).
  • Un esclavo herido permanentemente por su amo debía ser puesto en libertad (Éxodo 21:26).
  • Los hebreos debían ser retenidos como esclavos por no más de seis años (Deuteronomio 15:12).
  • Y el Año del Jubileo, que ocurría cada cuarenta y nueve años, debía liberar a todos los esclavos israelitas (Levítico 25:50).

Pero todavía nos preguntamos: ¿Por qué el Antiguo Testamento sancionó esta práctica?

De hecho, simplemente reconoció una práctica de toda civilización antigua, y sus reglas minimizaban este mal, protegían a sus víctimas más plenamente que cualquier otra sociedad y proporcionaban los medios para su eventual libertad. Pero el Nuevo Testamento traería la palabra de Dios sobre el tema a una expresión mucho más completa.

En la era del Antiguo Testamento, la forma principal en que se esclavizaba a las personas era mediante la captura en la guerra. Pero en el siglo I d.C., la cría de esclavos aumentó enormemente su número. También, muchas personas se auto vendieron como esclavos para mejorar su calidad de vida. Poseer y utilizar esclavos era tan común en el Imperio Romano que no se sabe de un solo escritor antiguo que haya condenado la práctica. Pero todo eso comenzaría a cambiar con el advenimiento del movimiento cristiano.

¿Cuál fue la actitud del Nuevo Testamento hacia la esclavitud?

¿Y cómo afecta esta postura nuestro estudio del tema de la homosexualidad?

La esclavitud en la era romana era dramáticamente diferente de la práctica despreciable como la conocemos en la historia de Estados Unidos. Si hubiera estado caminando por cualquier ciudad romana del siglo I, no habría podido distinguir entre esclavos y libres. Los patrones de trabajo, relaciones o fe no fueron diferentes entre los dos. Los esclavos servían no solo para realizar trabajos manuales, sino también como médicos, enfermeras, administradores domésticos e intelectuales. Administraron fondos y ciudades. Por lo general, recibieron una educación excelente a expensas de sus dueños, de modo que los filósofos y los tutores eran típicamente esclavos.

Aún más sorprendente para nosotros, era común que la gente se vendiera a sí misma como esclava para asegurarse tales privilegios. Una persona que deseara la ciudadanía en el Imperio podría lograrla esclavizándose a un ciudadano y luego comprando su libertad. La esclavitud fue más un proceso que una condición.

Si bien no hay duda de que muchos esclavos fueron abusados ​​física, sexual y socialmente, también es cierto que al menos la misma cantidad formaba parte de los estratos más privilegiados de la sociedad. Y la total dependencia de la economía romana del trabajo de los esclavos hizo imposible que el Imperio concibiera la abolición de esta institución. Si un economista propusiera que rechazamos todos los bienes y servicios importados de fuera de Estados Unidos, nos sorprendería igualmente.

¿Entonces el Nuevo Testamento aboga por la esclavitud? Absolutamente no.

En resumen, ¿cuál es la visión del Nuevo Testamento sobre la esclavitud?

Ningún escritor intentó llevar a sus lectores a acabar con la esclavitud, ya que esto no era posible en el Imperio Romano. Aquellos que iniciaran tal levantamiento habrían sido rápidamente aniquilados como rebeldes y amenaza a César. Pero también deben tenerse en cuenta varios otros hechos.

Primero, Pablo abolió incluso la posibilidad de discriminación racial o social para los seguidores de Jesús: “pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; 27 porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. 28 Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”. (Gálatas 3: 26-28 RVR1960).

Cada creyente es nuestra hermana o hermano. El suelo está nivelado al pie de la cruz.

En segundo lugar, dondequiera que la iglesia apostólica habló sobre este tema, lo hizo con miras a la libertad y la igualdad. Pablo le pidió a Filemón que viera a su esclavo Onésimo “ya no como esclavo, sino mejor que esclavo, como hermano amado” (v. 16).

Clemente, un amigo de Pablo, escribió en su carta a los Corintios (cerca del 90 d. C.): “Conocemos a muchos entre nosotros que se han entregado a las cadenas para poder rescatar a otros. Muchos también se han rendido a la esclavitud, para que con el precio que recibieran por sí mismos, pudieran alimentar a otros” (cap. 55).

E Ignacio (fallecido en 107 d.C.) le escribió a Policarpo: “No desprecies ni a los esclavos ni a las esclavas, ni se envanezcan de vanidad, sino que se sometan más a la gloria de Dios, para que puedan obtener de Dios una mejor libertad “. 

En tercer lugar, la iglesia del Nuevo Testamento les dio a los esclavizados una familia y un hogar.

Esta fue una de las razones por las que muchos de los primeros creyentes fueron esclavos. Los pastores y líderes congregacionales fueron extraídos de las filas tanto de esclavos como de libres. Los cristianos no hacían distinción entre los dos, porque su Padre los recibía a todos como hijos.

Por último, ni un solo líder del Nuevo Testamento poseía esclavos o aceptaba la práctica, aunque muchos tenían los medios para comprarlos (como Nicodemo, José de Arimatea, Bernabé). Su ejemplo inspiró a William Wilberforce y a muchos otros cristianos a hacer todo lo posible para abolir la esclavitud, y agradecemos a Dios por el éxito.

Por lo tanto, es una acusación extremadamente injusta afirmar que la Biblia estaba “equivocada” o “desactualizada” en el tema de la esclavitud y, por lo tanto, en el tema de la homosexualidad.Shortcode

La Biblia y el castigo a los homosexuales

Queda una objeción a la declaración de Levítico. El Dr. Walter Wink y otros señalan su castigo por la homosexualidad: “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre”. (Levítico 20:13 RVR1960)

Si ya no ejecutamos a los que practican la homosexualidad, ¿estamos justificados en ignorar por completo la prohibición de tal actividad?

Aquellos que argumentan que la homosexualidad es un estilo de vida bíblico señalan esta pena “obsoleta” como razón para considerar que la prohibición es igualmente irrelevante para la sociedad actual.

Nadie que yo conozca diría que la práctica homosexual debería resultar en la pena de muerte hoy. Pero consideremos dos hechos. 

Primero, el código levítico se le dio a Israel en un momento crucial en su formación inicial.

La nación no tenía un proceso legal funcional o un sistema judicial. Su carácter moral aún no estaba formado. Y así, el Señor le dio a la nación normas claras y aplicables que ayudarían a solidificar y preservar su futuro espiritual. El espíritu de la prohibición levítica es claro: la homosexualidad no debe ser practicada ni aceptada por la nación.

En segundo lugar, una reinterpretación de la pena prescrita por una ley no justifica la decisión de ignorar la ley misma.

Levítico también prescribe la pena de muerte para el sacrificio de niños (20: 2), adulterio (v. 10) y bestialidad (vv. 15-16). Supongo que no aceptaríamos estas prácticas como morales y legales hoy sobre la base de que sus castigos prescritos no son practicados en nuestra sociedad.

Y así, hemos examinado los argumentos para ignorar las prohibiciones levíticas contra la práctica homosexual y hemos concluido que estas leyes son de hecho atemporales, expresan el estándar moral, relevante para nuestra cultura y una base válida para los estándares morales de hoy. Una lectura objetiva de las prohibiciones levíticas lleva a la clara conclusión de que esta parte de la palabra de Dios considera que la práctica homosexual es incorrecta.

Un estudio de los materiales bíblicos relacionados con este tema también incluiría Deuteronomio 23: 17-18, que prohíbe la prostitución, ya sea masculina o femenina. Pero los intérpretes están divididos en cuanto a si el pasaje se relaciona con la homosexualidad en general.

¿Qué dice el Nuevo Testamento sobre la homosexualidad?

Volviendo al Nuevo Testamento, normalmente se citan tres pasajes.

La homosexualidad en el Nuevo Testamento: Romanos 1: 26-27

La primera es Romanos 1: 26-27 (RVR1960) “Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aún sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío”.

En la primera lectura, parece claro que Pablo considera que la actividad homosexual no es bíblica. Pero hay otra forma de interpretar el pasaje, sugerida por quienes apoyan la homosexualidad como un estilo de vida bíblico.

En su lectura, Paul está abordando el tema de los hombres y mujeres heterosexuales que eligen la actividad homosexual, que es “antinatural” para ellos. Si esto es cierto, la declaración de Pablo no tiene relevancia para aquellos que se consideran homosexuales por orientación innata o “natural”.

¿Es esta interpretación la forma más objetiva de leer el texto?

No, por dos razones.

Primero, Pablo describe los actos homosexuales en sí mismos como “concupiscencias vergonzosas” (v. 26), “actos indecentes” y “perversión” (v. 27). Sugerir que sus descripciones se relacionan solo con la (supuesta) decisión de participar en tal actividad por parte de heterosexuales es forzar la sintaxis griega más allá de su significado.

En segundo lugar, Pablo afirma que los hombres que se dedican a la actividad homosexual “abandonaron las relaciones naturales con las mujeres”, dejando en claro el hecho de que considera que la heterosexualidad es “natural”. Asimismo, describe la actividad lésbica como “antinatural”.

Se puede concluir que Pablo estaba equivocado, que la orientación homosexual puede ser “natural” y su expresión sexual, por lo tanto, “relaciones naturales”. Pero uno no puede argumentar sobre la base de este texto que la homosexualidad es bíblica, porque las palabras escriturales de Pablo claramente dicen lo contrario.

La homosexualidad en el Nuevo Testamento: 1 Corintios 6: 9-10

El siguiente texto del Nuevo Testamento que normalmente se incluye en nuestro tema es 1 Corintios 6: 9-10 (RVR1960) “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios”.

En algunas traducciones al inglés y al español, encontramos “Hombres prostitutas” que podría referirse a hombres que se vendieron sexualmente, ya sea en actividad heterosexual u homosexual. Según la traducción de la Nueva Versión Internacional, la palabra no necesariamente le habla a nuestro sujeto, ya que la prostitución de cualquier tipo se entiende casi universalmente como inmoral.

Pero la palabra griega así traducida es más probablemente un término técnico para el compañero pasivo en la actividad homosexual (Fritz Rienecker, A Linguistic Key to the Greek New Testament, 2:56). Y así bien puede referirse a alguien que se dedica a la homosexualidad, sin una conexión necesaria con la prostitución. La actividad que describe hace que sea más difícil afirmar que Paul no tenía el concepto de orientación homosexual, sino que sus palabras solo se referían a los heterosexuales que practican (por razones inexplicables) el comportamiento homosexual.

El otro término pertinente a nuestra discusión es a veces traducido como “delincuentes homosexuales”. Fritz Rienecker define la palabra griega como “un hombre que tiene relaciones sexuales con un hombre homosexual”. Aquí la palabra no tiene relación con la prostitución. Una vez más, se puede afirmar que Pablo estaba equivocado en su comprensión de la sexualidad humana. Pero me parece que no podemos leer sus palabras en su significado intencionado como aceptación de la actividad homosexual.

La homosexualidad en el Nuevo Testamento: 1 Timoteo 1: 8-11

El último pasaje de nuestro estudio es parte de la primera carta de Pablo a Timoteo. Aquí está el párrafo en el que se encuentra nuestro versículo: “Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente; conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina, según el glorioso evangelio del Dios bendito, que a mí me ha sido encomendado”. (1 Timoteo 1: 8-11 RVR1960).

La frase en cuestión se encuentra en el versículo 10, traducida en algunos casos como “adúlteros y pervertidos”. “Adúlteros” traduce la palabra griega pornos, de la cual obtenemos “pornografía”, y significa alguien que practica la inmoralidad sexual. Cuando se acentúa en la segunda sílaba, con frecuencia se refiere a alguien que opera un burdel. Cuando se acentúa en la primera sílaba, como en nuestro texto, puede referirse a la actividad homosexual.

“Pervertidos” traduce la palabra griega arsenokoites, típicamente traducida como “homosexual”. Lo vemos en 1 Corintios 6: 9, donde algunas veces se traduce como “ofensores homosexuales”. La palabra significa literalmente “alguien que tiene relaciones sexuales con hombres”. Si bien algunos intentan interpretar la palabra como se encuentra en 1 Corintios 6 con referencia a la prostitución, tal conexión es aún más difícil de mantener en el presente texto.

Y así, una vez más, encontramos a Pablo abordando el tema en cuestión con lo que parece ser la posición clara de que la homosexualidad es una práctica o estilo de vida no bíblico.

Tal es la enseñanza constante del Nuevo Testamento sobre el tema.Shortcode

¿Apoya la Biblia la homosexualidad?

No soy homosexual, no tengo familiares que lo sean y no tengo experiencia con este estilo de vida. Entonces, ¿quién soy yo para juzgar? ¿Por qué no dejamos que los adultos que consienten hagan lo que deseen mientras nadie más resulte lastimado?

Muchos en nuestra sociedad adoptan este enfoque del tema, sean cuales sean sus propias preferencias sexuales. Hacer lo contrario parece ser intolerante y crítico, dos palabras que condena nuestra sociedad relativista posmoderna.

Por otro lado, los creyentes y los interesados ​​en la fe cristiana hacen bien en preguntar qué dice la palabra de Dios a todos los temas presentes en nuestra cultura. Una lectura objetiva de la historia y las Escrituras informará nuestra fe y la hará más relevante para nuestros problemas y asuntos. En párrafos anteriores, hemos considerado esta situación. Ahora resumamos lo que hemos encontrado y preguntemos cómo se aplica todo a nuestras vidas y relaciones.

Hemos examinado los siete pasajes que se suelen citar con respecto a este tema.

En Génesis 19, encontramos el intento de los hombres en Sodoma de “tener sexo” con los visitantes angelicales de Lot (v. 5) y el consiguiente castigo de Dios contra la ciudad. Si bien la práctica homosexual es claramente parte del texto, el pasaje es menos claro en cuanto a si el juicio de Dios es contra la homosexualidad misma o el intento abusivo de la multitud de cometer una violación homosexual.

A continuación, encontramos Levítico 18:22, con su clara prohibición contra la actividad homosexual, y Levítico 20:13, con su prescripción de la pena de muerte para tal actividad.

Dado que algunos consideran estos pasajes “obsoletos”, como el (supuesto) respaldo de la Biblia a la esclavitud, realizamos un breve viaje a través de este último tema. Después de señalar la abolición bíblica de la discriminación social y racial (Gálatas 3: 26-28) y el hecho de que los seguidores de Jesús fueron los líderes en la abolición de la institución de la esclavitud, llegamos a la conclusión de que la Biblia está siendo interpretada injustamente por sus críticos sobre este tema.

También consideramos brevemente Deuteronomio 23: 17-18, que prohíbe toda prostitución, ya sea masculina o femenina. Y nos enfocamos bastante en Romanos 1: 26-27, con su descripción de los actos homosexuales como “antinaturales” e “indecentes”.

Cerramos nuestro viaje con breves estudios de 1 Corintios 6: 9-10 y 1 Timoteo 1: 8-11, pasajes que algunos consideran que se refieren a la prostitución homosexual pero que parecen prohibir más objetivamente la práctica homosexual en cualquier contexto.

Como hemos visto, los defensores de la homosexualidad como estilo de vida bíblico tienen argumentos con los que intentan reinterpretar estos pasajes. Sin embargo, puede ser interesante notar que ningún pasaje bíblico puede citarse con confianza como respaldo de esta actividad. 

Ningún líder bíblico o modelo ético enseñado por las Escrituras puede interpretarse efectivamente como que practica este estilo de vida.

Las prohibiciones del Antiguo Testamento que hemos discutido en nuestro estudio son demasiado inequívocas para ignorarlas y se renuevan en el Nuevo Testamento. Un principio básico de la interpretación bíblica es que una enseñanza del Antiguo Testamento que se renueva o respalda en el Nuevo Testamento conserva la fuerza del precepto y el principio para los cristianos de hoy (ver Gordon D. Fee y Douglas Stuart, How To Read The Bible For All Its Worth , 2ª ed. [Grand Rapids: Zondervan, 1993] 153).Entonces, al completar nuestro breve estudio bíblico sobre este tema, me parece claro que las Escrituras tienen la intención de que veamos la práctica homosexual como no bíblica.Shortcode

Preguntas prácticas sobre la homosexualidad

Inmediatamente me vienen a la mente varias preguntas.

¿Qué pasa con el argumento de que la homosexualidad se hereda?

Si esto es cierto, al menos para algunos, ¿cómo puede ser incorrecta esa actividad?

“Dios me hizo así” es un testimonio típico. Una respuesta muy breve sería que la conexión entre la genética y la homosexualidad es, en el mejor de los casos, tenue.

Donde la investigación ha parecido indicar cierta propensión física hacia la orientación homosexual, otros en el campo han refutado tal conclusión. Se cree ampliamente que el alcoholismo puede ser una propensión genética hereditaria, pero nadie respaldaría su práctica. Si bien esta es una analogía muy desafortunada con respecto a los homosexuales, tal vez ilustra el hecho de que no se deben respaldar todas las tendencias genéticas (si es que la homosexualidad fuere tal).

¿Qué pasa con las condiciones ambientales?

Se han realizado estudios de gemelos idénticos que fueron separados al nacer, donde uno desarrolló un estilo de vida homosexual pero el otro no. En estos casos, a veces se considera que determinados patrones familiares o circunstanciales contribuyen a la orientación sexual. Pero nuevamente, otros intérpretes no están de acuerdo con tales conclusiones.

¿Qué significa todo esto para quienes se ocupan de la homosexualidad de forma personal?

Aquellos que practican la homosexualidad parecen caer en dos categorías.

Algunos pueden recordar decisiones, elecciones y circunstancias por las que pasaron a este estilo de vida. Otros creen que este estilo de vida es una orientación sexual que, para ellos, existía desde el nacimiento o antes de la elección e intención consciente. Obviamente, es imposible e incorrecto para mí (o para cualquier otra persona) decir qué categoría es apropiada para un individuo específico.

Al mismo tiempo, me parece claro que la homosexualidad es un estilo de vida no bíblico. Entonces, ¿qué conclusiones prácticas pueden guiar a quienes interpretan las Escrituras como lo hago yo cuando buscamos relacionarnos bíblica y positivamente con los homosexuales?

Primero, necesito decir claramente que la homosexualidad no es el “pecado imperdonable” (Marcos 3.29).

El único pecado que Dios no puede perdonar es el pecado que rechaza su perdón. Para ser más específico, el Espíritu Santo obra para convencernos de nuestra necesidad de salvación a través de Cristo. Si rechazamos esta oferta de gracia salvadora, Dios no puede perdonarnos, ya que hemos rechazado el único medio por el cual se puede otorgar su perdón.

Como resultado, ya sea que la homosexualidad sea la elección u orientación de una persona, él o ella no se quedan fuera de la gracia y el amor de Dios. Tal actividad sexual no es menos bíblica que muchos otros pecados enumerados en las Escrituras, incluidos el odio, la calumnia, el chisme y la glotonería. Nos equivocamos al rechazar a la persona porque está practicando un estilo de vida que consideramos no bíblico, pero de otras formas, nosotros también lo hacemos.

En segundo lugar, y en contraste con mi primera declaración, no hacemos ningún bien a los demás si respaldamos lo que no es bíblico o les hace daño.

Aquí hay tentaciones gemelas. Una es rechazar cualquier declaración que pueda parecer crítica con respecto a la homosexualidad, no sea que parezca que estamos rechazando al individuo. La otra es condenar a la persona más que a la conducta.

Nuestro Padre nunca cae en ninguno de los dos errores. Siempre expone lo que lastima a sus hijos, y entretanto, los ama como a sus hijos.

Y así debemos mantener ese difícil equilibrio que ama a la persona mientras se opone a lo que no es bíblico en su vida. Queremos que otros hagan lo mismo por nosotros, ¿no es así?Shortcode

¿Cómo deben responder los cristianos a los homosexuales?

Estoy escribiendo hoy con varios amigos personales especialmente en mente: una madre de un hijo gay, un hermano de una hermana gay, un hijo cuyo padre se divorcia de su esposa y anuncia su homosexualidad, y un amigo cercano de la universidad que declaró hace varios años su homosexualidad y ya no está en el ministerio cristiano vocacional.

¿Qué les diría a estas cuatro personas si estuvieran leyendo este ensayo?

Dos comentarios son fáciles de hacer, los otros dos no tanto.

Dios nos ama a cada uno de nosotros.

Él no desea que nadie perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento y la fe en su Hijo (2 Pedro 3: 9). Tanto amó al mundo que dio a su Hijo por todos nosotros (Juan 3:16). Nada de lo que hagamos, no importa cuán antibíblico sea, puede separarnos de su amor por nosotros.

Su hijo, hermana, padre o amigo es amado por nuestro Padre celestial.

Una persona homosexual merece ser tratada con dignidad y respeto.

Él o ella está actuando con un estilo de vida que muchos de nosotros entendemos que no es bíblico, pero también lo somos cualquiera de nosotros que practica la calumnia, el chisme, la lujuria heterosexual o el orgullo egoísta.

El llamado “ataque a los homosexuales” siempre está mal. Cualquier acción o actitud que degrade a una persona o la haga menos valiosa es lo opuesto a la gracia y el amor incondicional de Cristo.

Si bien deseamos ofrecer la dignidad y el respeto de la gracia cristiana a todas las personas, no podemos amarlas verdaderamente mientras respaldamos lo que no es bíblico en sus vidas.

Por intolerante que parezca la siguiente oración, está honestamente motivada por un deseo sincero de decir la verdad con amor: podemos y debemos orar para que aquellos en el estilo de vida homosexual lleguen al arrepentimiento y la transformación.

Después de incluir la homosexualidad en su lista de pecados (1 Corintios 6: 9), Pablo luego les dijo a los Corintios: “Y eso es lo que algunos de ustedes eran. Pero ustedes fueron lavados, fueron santificados, fueron justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios”. (v. 11).

Reconozco que algunos leerán este párrafo como un prejuicio intolerante. Sin embargo, cualquiera de nosotros querría ayudar a quienes nos importan a practicar un estilo de vida bíblico que lleve a la mayor abundancia del gozo de Cristo (Juan 10:10). Esta es la motivación honesta detrás de mi sugerencia de que tal intercesión es apropiada para las personas homosexuales que conocemos y amamos.

Debo ofrecer una última sugerencia, una declaración que generará una mayor resistencia de muchos en la comunidad gay:

Aquellos que se consideran homosexuales por orientación sexual deben practicar el celibato sexual.

Muchos responderán que no tengo idea de lo difícil que sería esa decisión de estilo de vida. Tienen razón.

Pero dado que entiendo que la Biblia enseña claramente que la homosexualidad es un estilo de vida no bíblico, la única conclusión que puedo sacar es que la práctica de este estilo de vida conducirá a la persona fuera de la voluntad de Dios y hacia un comportamiento dañino.

La abstinencia es, según esta lógica, la opción que más le conviene a esa persona. Solo puedo esperar que mi corazón sea claro al ofrecer esta sugerencia. Mi deseo no es condenar, sino ofrecer la verdad bíblica tal como la entiendo.

Este artículo se ofrece con la oración de que el Señor de las Escrituras use su palabra para traer curación, esperanza y ayuda a los corazones y hogares atribulados por el tema de la homosexualidad. En la medida en que estos pensamientos hayan arrojado más luz que calor, mi oración será respondida.

Traducido por Laura Alsina-Rivera

What did you think of this article?

Any feedback?