¿Qué dice la Biblia sobre el control de armas? • Denison Forum

Saturday, May 18, 2024

Site Search
Give

Current events

¿Qué dice la Biblia sobre el control de armas?

June 5, 2023 -

© Nomad_Soul /stock.adobe.com

© Nomad_Soul /stock.adobe.com

© Nomad_Soul /stock.adobe.com

Terribles tiroteos masivos han sacudido Estados Unidos en 2022. Un tiroteo masivo por motivos raciales en Buffalo, Nueva York, mató a once personas. En Uvalde, Texas, diecinueve niños y dos profesores fueron masacrados en una escuela primaria. Estas tragedias coincidieron con titulares que anunciaban que las armas mataron a más jóvenes que los automóviles en 2020. Los repetidos reclamos de control de armas han resonado en todo el país.

En julio de 2022, un hombre que disparó en un centro comercial de Indiana mató a tres personas y estuvo a punto de matar a más. En este caso, sin embargo, un transeúnte “buen samaritano” que portaba legalmente un arma le mató de un disparo. El civil tenía veintidós años y demostró destreza con su arma. Sin duda habrían muerto muchos más sin su heroica actuación. Este incidente renovó la resistencia de las personas que protegen el derecho a las armas.

Comencemos diciendo lo obvio: no hay armas en la Biblia. La Biblia es una colección de obras de inspiración divina escritas por seres humanos a lo largo de tres mil años, pero la última obra inspirada que se incluye en el canon de las Escrituras se escribió durante el siglo I d.C.

En este artículo, no hablaremos de lo que se debe creer sobre el control de armas. En su lugar, buscaremos lo que la Biblia dice sobre el control de armas, a la vez que proporcionaremos la estructura básica del debate. Como suele ocurrir en la división política, es más lo que nos une de lo que podemos esperar.

En este artículo

  • Argumentos a favor y en contra del control de armas
  • ¿Qué son los rifles de asalto y los tiroteos masivos?
  • Estadísticas de muertes por arma de fuego en Estados Unidos
  • ¿Qué dicen las pruebas o evidencias sobre el control de armas?
  • Cómo discrepar sanamente con la gente sobre el control de armas
  • ¿Qué dice la Biblia sobre el control de armas? 6 principios bíblicos
  • Puntos en común sobre el control de armas
  • La solución bíblica a la violencia armada

Argumentos a favor y en contra del control de armas

La mayoría de las opiniones de los estadounidenses sobre el control de armas se mueven en un amplio espectro. Por lo general, los estadounidenses no están a favor de prohibir todas las armas, y la mayoría no afirma un acceso sin restricciones. En el nivel más básico, los defensores de una legislación de armas más estricta valoran la seguridad. Aunque quienes defienden el derecho a las armas suelen priorizar la libertad por encima de otros valores, también valoran la seguridad. La razón número uno citada para poseer legalmente un arma es la autoprotección.

Los activistas por el derecho a las armas afirman que el comportamiento humano es la causa de la violencia armada, no las armas. A menudo apoyan un control policial más estricto junto con menos restricciones sobre las armas.

Los activistas del control de armas afirman que las armas hacen que una serie de situaciones sean más peligrosas, especialmente ciertos tipos de armas, y que más armas en un sistema significa que las personas equivocadas las obtendrán.

En un sentido general, los defensores del derecho a las armas preguntan simplemente: si un intruso entra en casa o un asesino en masa empieza a abrir fuego, ¿no preferirías tener un arma? Las personas que confían en el uso de las armas responderán casi siempre que sí.

Por otro lado, los defensores del control de armas podrían afirmar que las personas buenas con armas rara vez detienen a los tiradores. Incluso considerando la defensa propia, ¿necesita algún ciudadano respetuoso de la ley un rifle “de estilo militar” con un cargador de gran capacidad? Y, en el nivel más básico: ¿Menos armas en general no significaría menos muertes por arma de fuego?

Los defensores del derecho a las armas apelan a algunos argumentos a favor de un acceso más libre a las armas:

  • Las armas permiten a los ciudadanos respetuosos de la ley defenderse a sí mismos, a sus familias y a otros de los delincuentes.
  • Un gran número de armas legales en la sociedad ayudará a protegerla de la tiranía y de los países invasores.
  • Las armas tienen muchos usos, como el tiro al blanco, y no es asunto del gobierno restringir algo que tiene un uso perfectamente razonable y no delictivo.
  • La posesión de armas está protegida por la Segunda Enmienda de la Constitución.

Los defensores del control de armas tienen sus argumentos:

  • El acceso a las armas aumenta las tasas de suicidio, muertes accidentales y homicidios.
  • Muchos tiroteos masivos y asesinatos ocurren con armas obtenidas legalmente o robadas, por lo que es necesario promulgar más leyes que restrinjan las armas en general.
  • Regulamos todo tipo de cosas, como los automóviles. Como mínimo, deberíamos regular las armas con un nivel similar de control gubernamental.
  • Otros países ricos con regulaciones más estrictas tienen tasas de homicidio más bajas y menos muertes por armas de fuego.

En primer lugar, veamos algunas definiciones básicas.

¿Qué son los fusiles de asalto y los tiroteos masivos?

Desconocer la terminología correcta suele dar lugar a malentendidos. Desgraciadamente, en el debate sobre el control de armas no hay acuerdo sobre muchos términos.

Por ejemplo, los partidarios del control de armas tienden a apoyar leyes que prohíban los fusiles de asalto. Estados Unidos ya ha restringido en gran medida lo que el ejército estadounidense denomina fusiles de asalto, que se refiere a un fusil con capacidad para alternar entre el disparo totalmente automático y el semiautomático. Por otra parte, algunas armas semiautomáticas se incluyeron en la prohibición de las armas de asalto de 1994, norma que ya ha expirado.

Cuando los medios de comunicación hablan de fusiles de asalto, suelen referirse a fusiles semiautomáticos. Por semiautomático se entiende un arma que dispara una vez cada vez que se aprieta el gatillo sin necesidad de que el usuario amartille el arma.

Una pistola de 9 mm tiene un calibre de 9 mm. Esto se refiere al tamaño de la bala y del cañón del arma por el cual que la bala viaja, así como al tamaño del cartucho (que contiene la pólvora del arma). Algunos AR-15 son de 9mm, pero también pueden ser de todos los calibres (y por tanto tener diferentes capacidades destructivas y alcances). Las pistolas también suelen ser de 9 mm. Una “45” es más potente que una 9mm, y una “22” es menos potente que una 9mm.

Un AR-15 o una pistola común pueden ser de cualquiera de esos calibres.

Esto significa que, aunque la gente quiera prohibir los rifles de asalto (con lo que generalmente se refieren a rifles semiautomáticos), no están hablando necesariamente de armas más potentes que las pistolas. Muchas pistolas también son semiautomáticas. Los AR-15 suelen tener cargadores más grandes (más cartuchos antes de tener que recargar), aunque no siempre. La mayoría de las pistolas tienen entre diez y diecisiete cartuchos, mientras que los AR-15 tienen entre diez y cien, dependiendo del cargador, aunque lo normal es entre diez y treinta. Los cañones largos de los rifles facilitan la puntería y les confieren mayor alcance que un arma corta del mismo calibre.

Sin embargo, en 2020, los rifles sólo representaron el 3% de los asesinatos con armas de fuego, mientras que las pistolas supusieron el 59%.

Por otro lado, los rifles semiautomáticos se utilizaron en muchos tiroteos masivos, otro término con el que hay que tener cuidado porque su definición varía mucho. Normalmente, un tiroteo masivo se refiere a cuatro personas muertas o heridas (además del tirador) en el mismo suceso. Algunos investigadores también matizan que debe ser “indiscriminado”, lo que significa que excluye la violencia de pandillas, los robos a mano armada o la violencia doméstica.

Según estas definiciones, en 2019 hubo solo seis tiroteos masivos o hasta quinientos. Esto se debe a que la violencia de pandillas y la violencia doméstica están incluidas en el número de quinientos, mientras que los seis solo incluían tiradores que no apuntaban a nadie en particular (como en el tiroteo de Uvalde).

Hay muchos otros términos. Por ejemplo, hay diferentes tipos de balas, como las de punta hueca o las de vaina metálica. Sólo hemos hablado de rifles y pistolas, pero por supuesto también hay escopetas.

Lo cierto es que los conceptos son confusos. No debemos asumir que cuando la gente utiliza terminología engañosa, lo hace con mala intención. Hay una profunda conciencia sobre los términos necesaria cuando se habla de cuestiones políticas, no sólo sobre las armas en sí, sino sobre la forma en que los estudios utilizan las estadísticas.

Debemos seguir debatiendo los argumentos a favor de las distintas políticas, pero debemos estar atentos a los términos que se emplean.

¿Qué dicen las estadísticas sobre las muertes por arma de fuego en Estados Unidos?

Podemos dar una visión general de las estadísticas bastante indiscutibles que muestran un desglose de la violencia con armas de fuego en América.

Según la Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en 2020, el 54 por ciento de las muertes por arma de fuego fueron causadas por suicidio, y el 43 por ciento se debieron a algún tipo de asesinato. El 3 por ciento restante fueron involuntarias, implicaron a las fuerzas del orden o tuvieron lugar en circunstancias no identificadas. El número total de muertes por arma de fuego en 2020 fue de 45.222.

El número total de muertes por arma de fuego en 2020 fue el más alto registrado, lo que sin duda resulta horrible a la hora de reflexionar. Sin embargo, esta cifra no tiene en cuenta el aumento de la población de Estados Unidos. Hubo 13,6 muertes por arma de fuego por cada 100.000 personas en 2020. Esta es la tasa más alta desde mediados de la década de 1990, pero sigue estando muy por debajo de la tasa más alta de 16,3 en 1974. Las tasas de muertes por arma de fuego seguían una tendencia descendente desde la década de 1990, pero se dispararon en 2020.

Según el Archivo de la violencia armada (Gun Violence Archive), otras 40.000 personas resultaron heridas pero no muertas por armas de fuego en 2020. El número de niños muertos (de 0 a 11 años) fue de 300, y el de adolescentes (de 12 a 17 años), de 1.085. Según esta fuente, que actualizó sus cifras de 2021 antes que  lo hiciera el  CDC, hubo un pequeño aumento en todas las áreas de violencia armada de 2020 a 2021.

Discutiremos este número más adelante, pero los tiroteos de “uso defensivo” que fueron reportados y verificados representaron 1,500 en 2020. Esto no incluye a alguien con un arma que disuade a un criminal sin descargar el arma y golpear a la persona, lo que representaría un número mucho mayor.

Independientemente de la definición de tiroteo masivo, representan una pequeña fracción de la violencia armada, por trágicos y malvados que sean. Entre unas pocas docenas y varios cientos de personas mueren en tiroteos masivos cada año, dependiendo de la definición utilizada.

Así que, recapitulando, el suicidio representa más de la mitad de las muertes por arma de fuego en Estados Unidos, cerca de la mitad son asesinatos y un porcentaje muy pequeño son accidentes, tiroteos masivos o uso defensivo.

¿Qué dicen las evidencias sobre el control de armas?

Las pruebas sobre la eficacia del control de armas son difíciles de medir y evaluar. Comparar países, estados y ciudades suele ser como comparar manzanas con naranjas. Esto es especialmente cierto en lo que respecta a otros países y a Estados Unidos, que tiene una historia única en lo que se refiere a la cultura de las armas.

Considerar el Reino Unido y Australia puede ser ciertamente útil en el debate, pero sólo hasta cierto punto. Por ejemplo, aunque los suicidios por arma de fuego son menores en el Reino Unido y Australia que en Estados Unidos, en general tienen tasas similares. Las tasas globales de homicidio son mucho más bajas en esos países que en Estados Unidos. Sin embargo, la tasa de homicidios de EE.UU. también es mucho más baja que la de los países sudamericanos.

Independientemente de si creemos o no en una restricción estricta de las armas, debemos considerar cuidadosamente los estudios antes de sacar conclusiones precipitadas. Por ejemplo, aunque podríamos imaginar el tiroteo masivo de Uvalde como un ejemplo típico, el 60 por ciento de los tiroteos masivos (cuatro personas muertas excluyendo al tirador) entre 2014 y 2019 estaban relacionados con la violencia doméstica, no con asesinatos indiscriminados. A menos, claro, que definas un tiroteo masivo como indiscriminado.

Algunos números son casi imposibles de medir con precisión. La disuasión es un ejemplo notorio de esto. Los defensores del derecho a las armas afirman que los estadounidenses respetuosos de la ley y con armas suelen disuadir a los delincuentes.

Por ejemplo, un estudio muy controvertido de 1995 sugiere que hay más de dos millones de casos anuales de uso disuasorio o defensivo de armas. Sin embargo, otro estudio de fuentes confirmadas sugería que la cifra se acercaba más a los 70.000 (aunque dejaba fuera casos clave de cuando la gente podría usar armas en defensa propia). Existen varias razones que explican esta discrepancia, pero, en realidad, el número de estadounidenses que utilizan un arma anualmente para disuadir a un delincuente se sitúa probablemente en algún punto intermedio.

Aunque existen pruebas de que determinadas restricciones reducen las tasas de suicidio, en Australia las pruebas no son tan claras. Allí, cuando se puso en marcha un programa masivo de recompra de armas y se ilegalizaron la mayoría de las armas en 1996, el suicidio se disparó durante un año. Después, la tendencia fue a la baja durante una década más o menos, para luego volver a subir. Trágicamente, cuando se ilegalizaron las armas, la tasa de suicidios por ahorcamiento aumentó drásticamente. Los homicidios en general son mucho menores que antes de las leyes, pero la correlación no es exacta. Por tanto, la pregunta sigue en el aire: ¿En qué medida ayudó la legislación sobre el control de armas?

En estos debates, las pruebas concretas no parecen demostrar lo suficiente, mientras que las pruebas más generales a menudo se limitan a mostrar una posible correlación.

¿Qué dicen de los Estados con control de armas?

¿Qué pasa con los estados dentro de EE.UU., como California? Han promulgado casi todas las políticas estadounidenses de control de armas propuestas en las dos últimas décadas. Es cierto que las muertes por arma de fuego han descendido significativamente, y deberíamos tomárnoslo en serio. Hay razones para pensar que algunas de las leyes podrían ayudar (ver más abajo).

Mientras que con respecto a las muertes por arma de fuego en general California pasó de ser uno de los peores estados a uno de los mejores, el estado está en la media con las tasas de homicidio en general. Es mejor que la media nacional en lo que respecta a los suicidios en general, y ambos han tendido a la baja desde que se han promulgado las políticas de control de armas. Sin embargo, los delitos violentos también han tendido a la baja a nivel nacional desde la década de 1990, por lo que probablemente no todo se deba a las leyes sobre armas específicamente. Las leyes de California pueden demostrar que el control de armas ayuda a reducir las muertes por arma de fuego, pero no parecen reducir necesariamente los homicidios o suicidios en general. Su punto más fuerte es que han tenido menos tiroteos masivos que antes (una disminución del 25 por ciento).

Así pues, es plausible que las políticas de control de armas hayan contribuido realmente a reducir la delincuencia violenta, pero no es una conexión segura.

¿El descenso general de las muertes se debe al control de armas o a otros factores? El descenso está correlacionado con el control de armas, lo que es importante tener en cuenta, pero eso no prueba con certeza la eficacia del control de armas a nivel nacional.

En un aspecto más concreto, un estudio demostró que los californianos que vivían con otra persona que poseía un arma tenían las mismas probabilidades de ser víctimas de agresiones por parte de desconocidos y el doble de probabilidades de morir por homicidio en general. Cuando me puse en contacto con el autor del estudio, le propuse un par de hipótesis diferentes que podrían explicar los resultados del estudio. Me respondió que todas las hipótesis eran plausibles.

En cada caso de muerte violenta de alguien, las circunstancias son siempre complejas, e incluso los estudios más limitados no siempre pueden extraer conclusiones específicas.

Puede parecer desesperante nadar entre docenas de estudios científicos, cada uno con sus propios parámetros específicos, y cada parte siempre rebatiendo los argumentos de la otra. Esta cuestión también parece urgente, y con razón. Entonces, ¿nos rendimos y mantenemos el statu quo?

No necesariamente.

La RAND Corporation es un grupo de reflexión no partidista y sin ánimo de lucro que examina rigurosamente la información que aportan las investigaciones a la política internacional. En lo que respecta a las pruebas en bruto, sus conclusiones fueron muy útiles para la parte de este debate dedicada a las pruebas. Tienen unos criterios muy estrictos para determinar qué estudios son aceptables (lo que descarta un gran número de ellos) y sólo sacan conclusiones si varios estudios corroboran los resultados.

Con sus estrictos criterios de investigación, el salto para decidir una política de control de armas no es una línea recta, pero sí mucho más clara.

¿Cómo discrepar sanamente con la gente sobre el control de armas?

Mantener conversaciones de buena fe significa respetar a la otra persona como alguien con una perspectiva que merece la pena, aunque creas que está equivocada.

Por desgracia, los medios de comunicación suelen presentar este problema como una cuestión de todo o nada. Los políticos rara vez parecen llegar a un compromiso en el entorno político actual. Los grupos de interés, como la Asociación Nacional del Rifle, y los sitios de noticias de tendencia izquierdista pueden enmascarar la verdad sembrando el miedo en lugar de fomentar debates útiles y basados en hechos. Para superar la división partidista y polarizada, tenemos que darnos cuenta de que existe un espectro de temas.

Para un buen ejemplo del debate que se desarrolla de forma reflexiva y respetuosa entre dos cristianos, recomiendo el episodio del podcast Good Faith: “Gun Violence, Gun Rights & Gun Idolatry” con David French y Curtis Chang. El libro del Dr. Jim Denison Respectfully I Disagree también ayuda a enmarcar cómo tener discusiones beneficiosas.

¿Qué dice la Biblia sobre el control de armas? 6 principios bíblicos

Hemos tratado en profundidad lo que dice la Biblia sobre la autodefensa en “¿Qué dice la Biblia sobre la autodefensa?”.

Para resumir, la Biblia parece apoyar la autodefensa en casos normales (una excepción puede ser en caso de persecución por la fe). Una ley del Antiguo Testamento en el Levítico protege a las personas que matan a intrusos por accidente (presumiblemente en legítima defensa). Sin embargo, también condena como asesino a quien mata a un ladrón a la luz del día. La violencia debe ser el último recurso, y alguien tiene absolutamente prohibido recurrir a ella si es por venganza, justicia por mano propia o desproporcionada en relación con sus delitos (Romanos 12:19). Los cristianos deben ser conocidos como pacificadores (Mateo 5:9). Ahora mismo, en nuestra cultura, los cristianos, por desgracia, no siempre son conocidos por eso.

Hemos identificado algunos otros principios bíblicos clave para recordar al reflexionar sobre este problema.

1. Ambos “bandos” suelen querer salvar vidas.

Si bien esto es evidente para las personas que están a favor de las restricciones de armas, a menudo también es cierto para aquellos que están a favor de menos restricciones de armas. Plantean el problema así: ¿Preferirías tener “buenos” con armas o “malos” con armas? Otros argumentarían que ésta no es una imagen realista del mundo, pero a primera vista, tiene sentido común.

En cada situación, podemos debatir si una determinada ley “habría” evitado que se produjeran muertes. Eso es útil, pero no siempre podemos saberlo. En el gran esquema de la historia de Estados Unidos, es difícil decir si nuestra perspectiva única sobre las armas es beneficiosa para salvar vidas, pero es importante debatirlo para nuestro futuro. En cualquier caso, ambas partes desean el mismo resultado: salvar vidas. Hay personas honestas y honorables que se entrenan con armas, las tratan con el máximo respeto, desean utilizarlas como último recurso y tienen corazón para proteger a sus comunidades.

Los políticos liberales y los grupos activistas tienen sus propios intereses, y del mismo modo los políticos conservadores y los grupos de interés como la NRA tienen sus propios intereses, pero la mayoría de los estadounidenses de a pie sólo quieren lo mejor para todos.

Salvar vidas es un noble objetivo. Los cristianos creen que la vida es sagrada desde la concepción hasta la muerte. Cada vida está hecha a imagen de Dios, y Dios imprime su huella en cada persona (Génesis 1:27). Dios ama al mundo: a cada suicida, ladrón de coches, policía, pandillero y pacifista (Juan 3:16). El carácter sagrado de la vida no debe violarse a menos que sea para proteger a otros y como último recurso.

2. El quebrantamiento asolará nuestro mundo.

Es cierto que la gente seguirá ejerciendo la violencia sin importar el arma que tenga a mano. Cuando disminuyen los homicidios con armas, aumentan los homicidios con otros objetos. Sin embargo, esto no es necesariamente un punto a favor del “bando” de los derechos de las armas, que se centran en el comportamiento. Las personas que se han rendido al mal y planean matar a alguien, con un acceso más fácil a un arma, serán más capaces de llevar a cabo fácilmente sus deseos pecaminosos. Los asesinatos “en el momento”, como en la furia al volante, se cometen a menudo con armas de fuego. Como discutimos anteriormente, la violencia domestica y de pareja son tambien razones comunes para la violencia con armas de fuego (Proverbios 29:22).

La cuestión es que el pecado y el quebrantamiento asolarán este mundo hasta que Cristo regrese para consolidar plenamente su reino. Algunos liberales corren el peligro de intentar crear una utopía mediante el control gubernamental. Algunos conservadores corren el peligro de pensar en términos de blanco y negro, confiando en una idea a veces idealista de “ciudadanos respetuosos de la ley con armas.”

3. Toda vida es sagrada.

Es fácil calificar de insignificantes las muertes de delincuentes o de inevitables los suicidios (y problema de esa persona en particular). Si bien es cierto que los gobiernos terrenales deben blandir la espada para hacer justicia, incluso la vida del criminal es sagrada (Romanos 13:3-4). Eso no significa que siempre esté mal matar, aunque siempre está mal asesinar (Éxodo 20:13). Significa que debemos apreciar y valorar la vida por encima de todo lo demás.

Las muertes accidentales, los suicidios, los asesinatos relacionados con bandas, los homicidios domésticos y los tiroteos masivos forman parte del enorme número de muertes relacionadas con las armas que se producen cada año. Sea cual sea la solución a cada uno de estos problemas por separado, debemos recordar siempre que toda vida es sagrada.

Por ejemplo, hay pruebas que sugieren que los suicidas con fácil acceso a las armas tienen más probabilidades de acabar suicidándose con éxito. Otros métodos de suicidio no son tan eficaces como las armas. Por tanto, retirar las armas a las personas con signos de suicidio probablemente salvará algunas vidas. Aunque esto puede hacerse sin políticas gubernamentales, la legislación sobre armas podría ayudar mucho a los suicidas.

4. “Llora con los que lloran”.

Dado que toda vida es sagrada, el número de muertes por arma de fuego que se producen cada año en Estados Unidos nos estrujaría el corazón si pudiéramos comprender plenamente la tragedia que representa cada cifra. Aunque debemos hablar de las cifras, no debemos ignorar la compasión y la empatía. Siempre habrá tensión cuando hablemos de un gran número de personas que mueren o sufren, porque nuestros limitados corazones no pueden desgarrarse por decenas de miles de personas. Llora con los que lloran (Romanos 12:15) y nunca olvides la compasión (Colosenses 3:12).

5. Ejemplificar la humildad.

El alcance del problema es difícil de comprender. Y las pruebas, docenas de estudios científicos e innumerables términos son a menudo desconcertantes. Cada uno de nosotros debe recordar escuchar con atención, no enfurecerse rápidamente y humillarse, sabiendo que nuestro conocimiento de la cuestión es limitado (Proverbios 15:1; 19:1; Santiago 1:19; Efesios 4:31).

6. Evitar la idolatría.

Los estadounidenses tienen una cultura de armas única entre las naciones. Vivimos bajo la Constitución, que dice que poseer un arma es un “derecho” fundamental. Las personas que poseen armas deben evitar la idolatría que tan fácilmente puede venir con la cultura. No hay nada malo en tenerlas como hobby, como objetos de colección, o en recibir formación en seguridad y defensa personal. Todas estas son buenas actividades, si se hacen con prudencia. Pero dar glamour a la muerte y depositar toda la seguridad y esperanza en las armas es pecaminoso.

Robert Schenck escribe que siente el “subidón de autoconfianza e incluso de dominación que… conlleva tener una potencia de fuego letal a tu disposición inmediata”. Los propietarios de armas pueden caer fácilmente en una falsa sensación de seguridad y poder en la que confían. En realidad, sabemos que es fácil errar el tiro y poner en peligro a los demás. E, incluso si disparamos a la persona adecuada, no es motivo de celebración, sino de duelo por el sufrimiento o por una vida perdida.

David French es un comentarista conservador, firme cristiano, y cree en el derecho a portar armas. Sin embargo, le preocupa el “fetichismo de las armas” que se ha apoderado de Estados Unidos. Escribió en junio: “Es… inquietante ver ese espíritu de desafío armado tan estrechamente correlacionado con la derecha religiosa. La decisión de los cristianos de provocar a sus conciudadanos para que sientan un miedo físico palpable a la violencia armada es deliberadamente maliciosa y cruel”. Se trata de un pequeño subgrupo de cristianos, pero merece la pena tener cuidado.

También debemos evitar el orgullo. Los creyentes que se inclinan a favor de las restricciones de armas y son típicamente de izquierdas en el espectro político deberían reconocer que la mayoría de los propietarios de armas son empáticos, y no tontos. Apoyar ciegamente el activismo para el control de armas no ayuda a resolver el problema. Aunque las leyes del gobierno puedan ayudar a reducir las muertes por armas de fuego, en última instancia no podemos confiar en los reinos terrenales (Salmo 20:7). No debemos glorificar el “progreso” sin sentido crítico.

Puntos en común sobre el control de armas

Las armas totalmente automáticas ya están básicamente prohibidas en Estados Unidos. Las políticas que regulan el comportamiento en lugar de un tipo concreto de arma son mucho más aceptables para los conservadores. Esta base común podría ayudarnos a avanzar de forma constructiva. Los valores más arraigados probablemente no cambiarán (aunque deberíamos dejar que la Biblia determine nuestros valores), pero en cuanto a las políticas reales, animo a todos los lectores a que investiguen estas leyes. 

Leyes de bandera roja

Las leyes de bandera roja permiten a cualquier persona denunciar ante un juez a alguien que parece estar en riesgo de suicidio o violencia, y luego, si el juez lo considera necesario, confiscarle el arma durante un periodo de tiempo.

Leyes de almacenamiento de armas (leyes de prevención del acceso de menores)

Ya existen en muchos estados. Estas leyes exigen que las armas se guarden de forma segura. Esto parece disminuir las muertes accidentales y podría ayudar potencialmente a disminuir el número de familiares que las roban con fines malintencionados o para suicidarse. Responsabilizarse de las cosas peligrosas que se poseen es ciertamente una idea bíblica (Éxodo 21:28-29).

Restricciones más estrictas para los delincuentes de violencia doméstica

Se trata de leyes que restringen la adquisición de armas de fuego a las personas con antecedentes de violencia doméstica de cualquier tipo. Hay algunas pruebas de que esto podría reducir los delitos violentos.

Control universal de antecedentes

Garantizaría que todos los compradores de armas, ya sea a través de una venta privada o de otro modo, pasaran por una comprobación de antecedentes penales. El 92% de los estadounidenses está a favor de esta medida. Existen pruebas de que esta medida podría reducir los delitos violentos.

Periodos de espera

Aunque esta medida no es especialmente popular entre muchos conservadores, el establecimiento de periodos de espera parece reducir los suicidios con armas de fuego. De nuevo, es difícil medir si reduciría los suicidios y los crímenes violentos en general, pero podría hacerlo.

Tampoco restringe la compra de armas en sí, sólo limita el proceso de compra. Por otro lado, algunos dirán que reduce innecesariamente las libertades y podría contradecir la Segunda Enmienda. Es un inconveniente para muchos y sería difícil de aplicar. También exigiría un control más estricto de las ventas privadas.

Los estadounidenses están a favor de cada una de estas leyes por una mayoría de al menos dos tercios. Esto no significa que todas deban promulgarse a nivel federal, ni siquiera que vayan a ser eficaces. Pero, en nuestra opinión, cada una de ellas merece al menos un examen detenido, sobre todo porque cuentan con un gran apoyo bipartidista.

La solución bíblica a la violencia armada

Independientemente de si cree que unas leyes de armas más estrictas ayudarán, almacenar las armas de forma segura y protegerlas de los robos es importante para detener el problema.

Limitar a quién permite que le preste su arma también es clave. Es difícil imaginar a amigos o familiares haciendo algo malo, pero sabemos leer a la gente peor de lo que pensamos y no debemos ser ingenuos (Mateo 10:16). Aunque no somos directamente responsables de las acciones o pecados de otras personas, la Biblia sí habla de la negligencia, y quienes poseen armas de fuego deben tomarse en serio la seguridad.

Aunque las armas pueden usarse en defensa propia, también pueden agravar una situación. Defender a otros con un arma es probablemente sabio y amoroso en algunas situaciones, pero la violencia (especialmente matar) debe ser sólo el último recurso. La justicia por mano propia, la venganza, la ira u otras razones no deberían ser motivos para la violencia.

Si conoces a una persona maltratadora que tiene acceso a un arma, busca ayuda. Acude a la policía y llama al 911 si son un peligro para los demás. Si muestran signos de suicidio o autolesión, llama al 988. Denunciar un comportamiento peligroso es una acción desinteresada y justa.

Sabemos que los reinos terrenales nunca crearán la paz perfecta. Eso no significa que no debamos participar en política. Significa que, independientemente de lo perfectas o imperfectas que sean las leyes de EE.UU., podemos extender el reino de paz de Dios allí donde estemos y en nuestras vidas. Lo mismo ocurre con las armas, o sin ellas.

Una gran parte del problema de la violencia con armas de fuego en Estados Unidos puede solucionarse discipulando a personas que, de otro modo, podrían convertirse en delincuentes y miembros de bandas, amando a quienes sienten la tentación de autolesionarse y haciéndose amigos de los más pequeños. Como sabemos que el suicidio es una parte tan importante del problema, podemos ayudar amando a las personas aisladas que nos rodean.

En lugar de sentirnos abrumados por la desesperanza, deberíamos animarnos a amar a quienes más lo necesitan.


La versión en inglés de este artículo, incluidos los enlaces a todas las fuentes citadas, aparece en “What does the Bible say about gun control?“.

What did you think of this article?

If what you’ve just read inspired, challenged, or encouraged you today, or if you have further questions or general feedback, please share your thoughts with us.

Name(Required)
This field is for validation purposes and should be left unchanged.

Denison Forum
17304 Preston Rd, Suite 1060
Dallas, TX 75252-5618
[email protected]
214-705-3710


To donate by check, mail to:

Denison Ministries
PO Box 226903
Dallas, TX 75222-6903