Reading Time: 41 minutes

¿Qué dice la Biblia sobre el aborto?

Dr. Jim Denison is the CEO of Denison Forum.
His Daily Article and podcast globally reach over 160,000 subscribers. Dr. Denison guides readers to discern today’s news—biblically. He is the author of multiple books and has taught on the philosophy of religion and apologetics at several seminaries. Prior to launching Denison Forum in 2009, he pastored churches in Texas and Georgia. He holds a Ph.D and a Master of Divinity from Southwestern Baptist Theological Seminary. Jim and his wife, Janet, live in Dallas, Texas. They have two sons and four grandchildren.

facebook twitter instagram

What does the Bible say about abortion
An expectant mother looks at her child's ultrasound. Adobe Stock.

Cada año, más de treinta y seis mil personas mueren en las carreteras estadounidenses.

Cada dieciséis días, se realiza esa cantidad de abortos en Estados Unidos.

Desde que la decisión Roe v. Wade de la Corte Suprema legalizó el aborto en 1973, se han realizado más de sesenta y un millón de abortos en Estados Unidos.

Este número es mayor que la población total de Alabama, Luisiana, Kentucky, Oregón, Oklahoma, Connecticut, Utah, Iowa, Nevada, Arkansas, Mississippi, Kansas, New México, Nebraska, West Virginia, Idaho, Hawái, New Hampshire, Maine, Montana, Rhode Island, Delaware, South Dakota, North Dakota, Alaska, Vermont, Wyoming, y Washington DC.

O, dicho de manera más simple, se han realizado más abortos desde 1973, que la población de más de la mitad de los estados de EE. UU.

Y aunque últimamente esas cifras han ido disminuyendo anualmente, en el 2017 se realizaron más de 860.000 abortos, el año más reciente del que se disponen datos.

El aborto es la cuestión moral de nuestro tiempo.

Parece imposible lidiar con los problemas difíciles de nuestros días sin abordar este debate crucial. La mayoría de los cristianos conservadores creen que la vida comienza en la concepción y, por lo tanto, el aborto está mal. ¿Pero estamos seguros? ¿Es este un hecho bíblico?

Si la respuesta es clara, ¿por qué tantos líderes denominacionales han tomado posiciones a favor del aborto?

¿Existe una posición bíblica, cohesiva y práctica sobre este difícil tema?

Comencé este ensayo con la convicción de que la posición pro-vida es la más bíblica. Pero no sabía mucho sobre las cuestiones legales involucradas o los argumentos teológicos a favor del derecho de la mujer a elegir el aborto.

Como verá, el debate es mucho más complejo de lo que podría indicar la retórica de cualquiera de las partes. Pero creo que existe una posición ética que incluso nuestra sociedad relativista podría adoptar.Shortcode

Pro-vida vs pro-elección

Un “aborto” ocurre cuando se hace morir un “conceptus”. Para aclarar el vocabulario, “conceptus” es un término general para la vida antes del nacimiento y que crece en el útero de la madre.

Más específicamente, los médicos a menudo hablan de la unión de un espermatozoide y un óvulo como un “cigoto”. Un cigoto en crecimiento es un “embrión”. Cuando el embrión alcanza alrededor de las siete semanas de edad, se le llama “feto”. Sin embargo, “feto” se usa generalmente en el debate sobre el aborto para describir toda la vida antes del nacimiento.

  • Un “aborto espontáneo” es un aborto natural y espontáneo.
  • Un “aborto indirecto” ocurre cuando las acciones tomadas para curar la enfermedad de la madre causan la muerte no intencional del feto.
  • Un “aborto directo” ocurre cuando se toman medidas para causar la muerte intencional del feto.

¿Por qué tanta gente en Estados Unidos cree que una madre debería tener derecho a elegir el aborto directo?

En 1973, la Corte Suprema dictó Roe v. Wade, su histórico fallo sobre el aborto. En esencia, la Corte revocó las leyes estatales que limitaban el derecho de la mujer al aborto. Su decisión se basó en gran medida en el argumento de que la Constitución en ninguna parte define al feto como una persona ni protege los derechos del que no ha nacido.

Más bien, la Corte determinó que un bebé nonato posee solo “vida potencial” y aún no es un “ser humano” o “persona”. Sostuvo que toda referencia constitucional a “persona” se refiere a los que ya han nacido. La Decimocuarta Enmienda garantiza protecciones y derechos a las personas, pero la Corte dictaminó que la enmienda no incluye a los no nacidos.

El Tribunal determinó además que el “derecho a la privacidad” de una mujer se extiende a su capacidad para tomar sus propias decisiones con respecto a su salud y su cuerpo. Así como tiene derecho a elegir quedar embarazada, tiene derecho a interrumpir ese embarazo.

El Tribunal sugirió varias razones específicas por las que podría elegir el aborto:

  • Puede que le sobrevenga un “daño específico y directo”
  • “la maternidad, o la prole adicional, pueden imponer a la mujer una vida y un futuro angustiosos”
  • “el daño psicológico puede ser inminente”
  • “la salud mental y física pueden deteriorarse por el cuidado infantil”
  • pueden ocurrir problemas asociados con tener hijos no deseados.
  • y se deben considerar “las dificultades adicionales y el estigma continuo de la maternidad soltera”.

Desde 1973, se han tomado cuatro posiciones en el debate sobre el aborto:

  • No debería existir el derecho al aborto, ni siquiera para salvar la vida de la madre. Esta ha sido la posición habitual de la Iglesia Católica.
  • Se pueden realizar abortos terapéuticos para salvar la vida de la madre.
  • Los abortos en casos extremos se pueden permitir en casos de violación, incesto o deformación grave del feto. La mayoría de los defensores de pro-vida aceptarían abortos terapéuticos y casos extremos.
  • El aborto debe estar disponible para cualquier mujer que lo elija. Esta es la posición típica de “pro-elección”.

Argumentos morales a favor del aborto

Los defensores de “pro-elección” hacen cinco afirmaciones básicas:

  1. Nadie puede decir cuándo un feto se convierte en persona, por lo que la madre es la persona más adecuada para tomar decisiones al respecto.
  2. El aborto debe ser protegido para que una mujer que sea víctima de violación o incesto no tenga que tener un hijo como resultado de tal ataque.
  3. No se debe traer al mundo ningún niño no deseado.
  4. El estado no tiene derecho a legislar la moral personal.
  5. Se debe permitir que una mujer tome decisiones sobre el embarazo a la luz de las circunstancias de su vida.

Muchos teólogos, pastores y líderes denominacionales consideran que estas afirmaciones son tanto bíblicas como morales.

En primer lugar, los defensores del “derecho a decidir” argumentan que un feto no es legalmente una “persona”.

Están de acuerdo con la conclusión de la Corte Suprema de que la Constitución en ninguna parte otorga legitimación a una vida prenatal. Solo del 40 al 50 por ciento de los fetos sobreviven para convertirse en personas en el sentido completo. Un feto pertenece a la madre hasta que alcanza la condición de persona y está moralmente sujeto a cualquier acción que ella desee tomar con él.

En segundo lugar, se debe proteger el aborto como alternativa para las mujeres víctimas de violación o incesto.

Si bien este número es ciertamente pequeño en este país (aproximadamente el uno por ciento de todos los abortos), está creciendo en muchos países del mundo. Una de cada tres mujeres puede convertirse en víctima de tal ataque. Deben evitarse el trauma adicional del embarazo y el parto.

En tercer lugar, no se debe traer al mundo a niños no deseados.

Si una mujer no desea tener un hijo, es evidente que no será una madre apropiada o eficaz si el niño nace. Dada la explosión demográfica que se está produciendo en muchos países del mundo, el aborto es una opción necesaria para las mujeres que no quieren tener hijos. La mujer está más involucrada con el feto que cualquier otra persona y es la persona idónea para determinar si este niño es deseado y recibirá la atención adecuada.

En cuarto lugar, el estado no tiene derecho a legislar nuestras decisiones morales personales.

El gobierno no tiene autoridad para restringir la homosexualidad, el sexo consensuado, el consumo de cigarrillos u otras decisiones individuales que muchas personas consideran incorrectas. Dado que no existe un estándar constitucional sobre cuándo comienza la vida, las decisiones que se toman con respecto a un feto también son una cuestión de moralidad individual.

El Estado debe imponer legislación sobre cuestiones morales sólo cuando esta legislación exprese el claro consenso moral de la comunidad y cuando impida conductas que evidentemente amenacen el bienestar público. Casi todo el mundo condena el asesinato, por ejemplo, y cree que nos amenaza a todos. Pero los estadounidenses están divididos sobre la moralidad del aborto. Es difícil ver cómo el aborto de un feto amenaza al resto de la comunidad.

Por tanto, el aborto no debería estar sujeto al control gubernamental. Es mejor permitir que una madre tome esta decisión, que legislarla a través de la acción gubernamental. Muchos de los que personalmente consideran que el aborto está mal son persuadidos por este argumento y, por lo tanto, apoyan la posición “pro-aborto”.

En quinto lugar, los derechos y preocupaciones de la madre deben prevalecer sobre los del feto.

Incluso si otorgamos a los fetos derechos limitados, no deben reemplazar los derechos de las madres, ya que estas últimas son claramente personas según la Constitución. Si permitimos que el aborto proteja su vida física, deberíamos hacerlo para proteger su salud emocional o su calidad de vida también.

Este fue uno de los argumentos más importantes de la Corte, ya que buscaba proteger la salud física y mental de la madre. Muchos defensores del “derecho a decidir” están especialmente persuadidos por este argumento y ven el debate sobre el aborto dentro del contexto del derecho de la mujer a controlar su propia vida.Shortcode

Argumentos morales en contra del aborto

Los defensores de “pro-vida” contrarrestan cada una de estas afirmaciones con sus propios argumentos éticos.

En primer lugar, afirman que un feto es una vida humana y debe gozar de la plena protección de la ley.

El feto lleva el código genético de sus padres y es una persona distinta. Todavía no posee conciencia de sí mismo, capacidad de razonamiento o conciencia moral (las descripciones habituales de una “persona”), pero tampoco los recién nacidos ni los niños pequeños. Como este es el tema central del debate, hablaremos más sobre él en un momento.

En segundo lugar, la mayoría de los defensores de “pro-vida” están dispuestos a permitir el aborto en casos de violación o incesto o para proteger la vida de la madre.

Dado que estos casos generalmente representan solo del uno al cuatro por ciento de los abortos realizados, limitar el aborto a estas condiciones evitaría que la gran mayoría de los abortos ocurriesen en Estados Unidos.

En tercer lugar, los defensores de “pro-vida” están de acuerdo en que todos los niños deben ser deseados, por lo que abogan firmemente por la adopción como alternativa al aborto.

También afirman que un niño no deseado preferiría vivir que morir. Con la lógica “pro-elección”, sería posible defender el infanticidio y todas las formas de eutanasia, así como el aborto.

En cuarto lugar, los partidarios de “pro-vida” no ven la legislación sobre el aborto como una intrusión en áreas de la moral privada.

Proteger los derechos del individuo es la primera responsabilidad del estado. Ningún estado moral puede pasar por alto el asesinato, sean cuales sean las opiniones personales de quienes lo cometen. El estado está especialmente obligado a proteger los derechos de quienes no pueden defenderse.

Pero, ¿qué pasa con la afirmación de que la legislación siempre debe reflejar la voluntad clara de la mayoría y proteger el bienestar público?

La voluntad colectiva de la cultura nunca debe reemplazar lo que está bien y lo que está mal. Por ejemplo, la marihuana es tan popular que hasta 100 millones de estadounidenses dicen que la han probado al menos una vez. No obstante, lo prohibimos porque sus efectos nocivos son evidentes según la ciencia médica. Los efectos del aborto en un feto son obviamente mucho más desastrosos para el feto. Y el hecho de que la sociedad no tenga claro cuándo comienza la vida no significa que la pregunta sea inconcebible. 

Si más público entendiera los problemas físicos y éticos involucrados en el aborto, la gran mayoría consideraría que el aborto es una amenaza para el bienestar público. El aborto amenaza a toda la comunidad de tres formas:

  1. El aborto acaba con la vida de millones, a un nivel que supera todas las guerras y desastres combinados.
  2. El aborto fomenta la promiscuidad sexual.
  3. El aborto permite que las mujeres tomen una decisión que plagará a muchas de ellas con culpa en los años venideros.

Y así, el aborto cumple con el estándar de relevancia legislativa y debe ser abordado y limitado o abolido por el estado.

En quinto lugar, los defensores de “pro-vida” quieren fomentar la salud tanto de la madre como del niño y no creen que debamos elegir entre los dos.

Como los derechos de una madre no son más importantes que los de su hijo recién nacido, tampoco son más importantes que los de su hijo antes de nacer. Se debe considerar el estrés, la culpa y la angustia mental a largo plazo que reportan muchos que abortan a sus hijos. El derecho legal al aborto somete a la mujer a la presión de su esposo o pareja sexual para interrumpir su embarazo. Matar al feto por el bien de la salud de la madre es como remediar la paranoia matando a todos los perseguidores imaginarios. Por estas razones, los defensores de “pro-vida” argumentan que un estado moral debe limitar o prevenir el aborto.(Para obtener más información sobre los argumentos éticos a favor y en contra del aborto, consulte Right & Reason: Ethics in Theory and Practice de Milton A. Gonsalves, 9a ed.)Shortcode

¿Cuándo comienza la vida?

Obviamente, esta es la pregunta crucial en el debate sobre el aborto.

Si la vida no comienza hasta que el feto es viable o nace el niño, se puede argumentar que el “derecho a la vida” no se extiende al no nacido y que el aborto debe considerarse tanto legal como moral.

Pero si la vida comienza en la concepción, no puede haber justificación moral para el aborto, ya que esta acción mata a una persona inocente.

Básicamente, hay tres respuestas a nuestra pregunta:

  • El “funcionalismo” establece que el feto es una “persona” cuando puede actuar personalmente como agente moral, intelectual y espiritual. (Tenga en cuenta que, según esta definición, algunos cuestionan si un recién nacido sería entonces considerado una “persona”).
  • “Actualismo” es la posición de que un feto es una persona si posee el potencial para desarrollar una vida personal consciente de sí misma. Esta definición permitiría el aborto cuando el feto claramente no posee la capacidad de vida funcional.
  • El “esencialismo” sostiene que el feto es una persona desde la concepción, sea cual sea su salud o potencial. Es un individuo en las primeras etapas de desarrollo y merece todas las protecciones que nuestra sociedad brinda a otras personas.

Nuestra Declaración de Independencia comienza, “Sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas: que todos los hombres son creados iguales; que están dotados por su creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad “. Si un niño por nacer se considera una persona, también posee el derecho “inalienable” a la vida.

Entonces, ¿podemos determinar cuándo comienza la vida?

Nuestra respuesta depende de la definición de vida.

Un defensor “pro-elección” reconoce que el feto está vivo en el sentido de que es una entidad biológica. Pero también lo es cualquier otra parte del cuerpo de una mujer. Algunos consideran que el feto es un “crecimiento” y lo comparan con un tumor u otro tejido no deseado. La biología por sí sola no es suficiente para resolver el problema.

¿Y la capacidad?

Muchos especialistas en ética definen a una “persona” como alguien capaz de responder a los estímulos, interactuar con otros y tomar decisiones individuales. Un feto cumple con los dos primeros estándares desde casi el momento de su concepción, y claramente no puede cumplir con el tercero solo porque está encerrado en el cuerpo de su madre. ¿Cumpliría un bebé recién nacido estas tres condiciones?

¿Y la individualidad?

Si vemos un feto como un “crecimiento” dentro del cuerpo de la madre, sería más fácil sancionar su decisión de eliminar ese crecimiento si así lo desea. Pero un feto es distinto de su madre desde el momento de su concepción.

  • Está vivo: reacciona a los estímulos y puede producir sus propias células y desarrollarlas en un patrón específico de madurez.
  • Es humano, completamente distinguible de todos los demás organismos vivos, posee los cuarenta y seis cromosomas humanos, capaz de desarrollarse solo en un ser humano.
  • Y es completo: no se agregará nada nuevo excepto el crecimiento y desarrollo de lo existente desde el momento de la concepción.

Es un hecho científico que todos los abortos realizados en los Estados Unidos se realizan en un ser tan completamente formado que su corazón late y su actividad cerebral se puede medir en un electroencefalograma. A las doce semanas, el feto mide sólo cinco centímetros de largo, pero todos los órganos del cuerpo humano están claramente en su lugar.

El teólogo Karl Barth describió bien al feto:

El embrión tiene su propia autonomía, su propio cerebro, su propio sistema nervioso, su propia circulación sanguínea. Si su vida se ve afectada por la de la madre, también afecta la de ella. Puede tener sus propias enfermedades en las que la madre no participa. Por el contrario, puede ser bastante saludable, aunque la madre esté gravemente enferma. Puede morir mientras la madre siga viviendo. También puede seguir viviendo después de la muerte de su madre y eventualmente salvarse mediante una operación oportuna en su cadáver. En resumen, es un ser humano por derecho propio.

Karl Barth, Church Dogmatics (Edinburgh: T & T Clark, 1985 [1961]) 3.4.416.

Y tenga en cuenta que usted no procede de un feto -era un feto. Un “feto” es simplemente una vida humana en el útero. Se convierte en un “bebé” fuera del útero. Pero es la misma entidad física en cualquier lugar.

Por estas razones, los defensores de “pro-vida” creen que la Corte Suprema de los Estados Unidos se equivocó al decidir que un feto no es una persona con derecho a la protección total de la ley.

Aparte de las preocupaciones espirituales o morales, es un simple hecho biológico que el feto posee todos los atributos de la vida humana que encontramos en un recién nacido, con la excepción de la viabilidad física independiente. Si no sufre ningún daño, pronto desarrollará también esta capacidad. Si una vida debe ser viable de manera independiente para ser vista como una persona, un niño pequeño bien podría fallar en este estándar, al igual que aquellos de cualquier edad que enfrentan desafíos físicos severos.

¿Qué dice la Biblia sobre el aborto?

Estas declaraciones se basan en afirmaciones morales y argumentos legales. Su objetivo es persuadir a la sociedad, independientemente de las creencias religiosas de una persona. Pero muchos en nuestra cultura también desean saber qué dice la Biblia sobre este tema crucial.Shortcode

¿Habla la Biblia sobre el aborto?

La palabra aborto no aparece en ninguna parte de la Biblia.

A nadie en la Biblia se le describe jamás que haya tenido un aborto, que lo anime o incluso que esté lidiando con uno.

La Biblia no dice nada que aborde específicamente nuestro tema.

Y muchos han concluido que el tema no es una preocupación bíblica sino un asunto privado. Dicen que debemos callar donde la Biblia calla.

Los defensores de “pro-vida” contrarrestan que por esta lógica deberíamos guardar silencio con respecto a la “Trinidad” ya que la palabra nunca aparece en las Escrituras. O “marihuana” y “cocaína”, ya que no están en una concordancia bíblica. Sin embargo, estos problemas surgieron después de la era bíblica, mientras que el aborto era común en el mundo antiguo. Entonces este argumento no parece relevante.

Si el aborto es un tema bíblico, ¿por qué la Biblia no lo aborda específicamente?

La respuesta es simple: el pueblo judío y los primeros cristianos no necesitaban tal guía. Era un hecho innegable de su fe y cultura que el aborto estaba mal. ¿Como lo sabemos?

Considere las primeras declaraciones sobre el tema.

Las Oraciones de pseudo-Focilides (Sentences of Pseudo-Phocylides) es un libro de sabiduría judía escrito entre los años 50 a. C. y 50 d. C. Declaran que “una mujer no debe destruir al niño no nacido y en su vientre, ni después de su nacimiento arrojarlo a los perros y buitres como presa”.

Los Oráculos Sibilinos son una obra antigua de la teología judía. Entre los malvados se incluyen dos grupos: las mujeres que “producen abortos y desechan ilegalmente a sus descendientes” y los hechiceros que dispensan materiales que provocan abortos (2: 339-42).

La Mishná (“instrucción”) fue el registro escrito de las enseñanzas orales judías transmitidas desde la época de Moisés. Estas enseñanzas se comenzaron a escribir alrededor del 200 a. C. En el tratado de la Mishná, Sanedrín, leemos: “Inferimos la pena de muerte por matar un embrión del texto “El que derrama la sangre de un hombre dentro de un hombre, su sangre será derramada; ¿Qué es “un hombre dentro de un hombre?” Un “embrión” (Sanedrín 57b, citando Génesis 9: 6).

Se permitía un aborto solo para salvar la vida de la madre: “Si una mujer estaba en un parto difícil [parto que amenazaba la vida], el niño debe ser cortado mientras está en el útero y extraído miembro por miembro, ya que la vida de la madre tiene prioridad sobre la vida del niño; pero si la mayor parte ya nació, no se puede tocar, ya que el reclamo de una vida no puede anular el reclamo de otra vida ”(Oholoth 7: 6) .

Los judíos del Antiguo y Nuevo Testamento no necesitaban abordar el tema del aborto ya que nadie lo consideraba una opción moral. De manera similar, nunca he predicado un sermón contra el plagio o fumar cigarrillos. La Biblia no habla específicamente sobre estos temas, y son legales dentro de ciertos límites, pero nadie en nuestra congregación los consideraría opciones morales o saludables.

Cuando la iglesia cristiana salió de su contexto judío, se encontró con una cultura que aceptaba la práctica del aborto. Y así, después del Nuevo Testamento, los cristianos comenzaron a hablar específicamente sobre el tema.Por ejemplo, la Didache (el primer tratado teológico después de la Biblia) dice: “No procurarás [un] aborto, ni destruirás a un niño recién nacido”. Y la Epístola de Bernabé (principios del siglo II) agrega: “Amarás a tu prójimo más que a tu propia vida. No procurarás el aborto, no cometerás infanticidio “. Estos libros fueron ampliamente leídos y aceptados en los primeros siglos de la iglesia cristiana.Shortcode

Pasajes bíblicos importantes sobre el aborto

Si bien la Biblia no usa la palabra aborto, contiene una serie de textos que se relacionan directamente con el comienzo de la vida y el valor de todas las personas. Veamos brevemente los pasajes más pertinentes.

Éxodo 21:22

Los eruditos “pro-elección” generalmente comienzan la discusión con esta declaración en Éxodo: “Si algunos riñeren, e hirieren a mujer embarazada, y ésta abortare, pero sin haber muerte, serán penados conforme a lo que les impusiere el marido de la mujer y juzgaren los jueces. Mas si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe”. (Éxodo 21: 22-25 RVR 1960).

El antiguo historiador judío Flavio Josefo comentó sobre este texto: “El que da una patada a una mujer encinta, para que la mujer aborte, pague una multa en dinero, según determinarán los jueces, por haber disminuido la multitud por la destrucción de lo que estaba en su vientre; y que también le dé dinero al marido de la mujer por el que la pateó; pero si ella muere de golpe, que también él muera, juzgando la ley equitativo que la vida sea por la vida”.

Pero observe la nota del traductor: “La ley parece más bien significar que si se mata al infante, aunque la madre se escape, el delincuente debe ser ejecutado; y no solo cuando matan a la madre, como lo entendió Josefo “.

Y observe esta declaración posterior de Josefo: “La ley, además, nos ordena criar a toda nuestra descendencia, y prohíbe a las mujeres hacer abortar lo engendrado o destruirlo después; y si alguna mujer parece haberlo hecho, será una asesina de su hijo, al destruir una criatura viviente y disminuir la humanidad “.

Si este texto realmente enseña que una persona que causa un aborto espontáneo solo debe ser multada, mientras que una que causa “daño” debe recibir un castigo severo, tendríamos una indicación importante de que el feto no es tan valioso como su madre. ¿Es esto lo que enseña claramente el texto?

La Nueva Norma Revisada traduce el texto “para que haya un aborto espontáneo”. El New American Standard sigue su ejemplo, al igual que la Biblia de la Nueva Jerusalén. Pero la Nueva Versión Internacional traduce el texto, “ella da a luz prematuramente pero no hay lesiones graves”. La New Living Translation afirma de manera similar, “lastimaron a una mujer embarazada para que su hijo naciera prematuramente. Si no resultan más daños. . . ” La versión estándar en inglés traduce la frase, “para que sus hijos salgan, pero no hay daño”. ¿Por qué esta diferencia crucial en la traducción?

La frase hebrea se traduce literalmente: “Y de ella salieron hijos”. “Niños” es el plural de yeled, la palabra hebrea habitual para niño o descendencia (el idioma hebreo no tiene una palabra separada para “feto” o el no nacido). “Ven” traduce yatsa, una palabra que no especifica si el niño está vivo o muerto, solo que sale del útero. Y así, el hebreo de Éxodo 21:22 no indica si la mujer sufrió un aborto espontáneo (NRSV, NASB, NJB en inglés) ) o tuvo un parto prematuro y saludable (NIV, NLT, ESV en inglés). Pero sí se refiere al feto como un “niño”. Y es importante notar que el texto no usa shachol, la palabra hebrea para “aborto espontáneo” (esta palabra se encuentra en Éxodo 23:26 y Oseas 9:14 entre otras ocurrencias).

(Para un análisis más detallado de este tema lingüístico, consulte “Abortion and the Mosaic Law” de Jack W. Cottrell en Readings in Christian Ethics.)

El versículo 23 me resuelve el problema: “Mas si hubiere muerte. . . ” (RVR1960), lo que implica que no ocurrió ninguna lesión grave en el versículo 22. En otras palabras, tanto la madre como su hijo sobrevivieron al ataque y estaban sanos. Y entonces este pasaje no devalúa la vida prenatal ni habla específicamente sobre el tema del aborto.

Génesis 2: 7

La Biblia describe la creación del hombre de esta manera: “Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos, y toda planta del campo antes que fuese en la tierra, y toda hierba del campo antes que naciese; porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrase la tierra, sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra. Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente”. (Génesis 2:4-7)

Parece que Adán no se convirtió en un “ser vivo” hasta que pudo respirar. Y algunos creen que un feto no es un “ser vivo” hasta que puede respirar fuera del útero de la madre. Hasta este momento todavía no es una persona. El presidente Bill Clinton explicó que su posición a favor del aborto se basa significativamente en esta lógica. Dijo que su pastor, W. O. Vaught, ex pastor de la Iglesia Bautista Immanuel en Little Rock, Arkansas, le dijo que este era el significado literal del texto.

Hay tres problemas con este argumento.

  1. Adán era un objeto inanimado hasta que Dios sopló en él “el aliento de vida”, pero sabemos de manera concluyente que un feto está animado desde el momento de la concepción.
  2. El feto respira en el útero, intercambiando líquido amniótico por aire después del nacimiento.
  3. Adán en Génesis 2:7 era una vida potencial incluso antes de convertirse en un ser humano. Según cualquier definición, un feto es al menos un ser humano potencial. Diremos más sobre este hecho en un momento.

Salmos 139

Uno de los salmos más queridos de David contiene esta afirmación:

“Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien. No fue encubierto de ti mi cuerpo, Bien que en oculto fui formado, Y entretejido en lo más profundo de la tierra. Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas Que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas”. (Salmos 139:13-16)

David claramente creía que Dios lo creó en el vientre de su madre y “vio mi sustancia sin forma” antes de que él naciera. Los teólogos “pro-vida” señalan esta declaración como prueba de que la vida es creada por Dios y comienza en la concepción.

Por supuesto, aquellos que no aceptan la autoridad de las Escrituras no serán persuadidos por este argumento. Y algunos creen que la declaración de David es un simbolismo poético más que una descripción científica. Simplemente está diciendo que él es la creación de Dios, sin hablar específicamente del estado de un feto.

Jeremías 1:5

Como parte del llamado de Dios al profeta Jeremías, el Señor emitió esta declaración: “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones”. (Jeremías 1: 5). Dios claramente formó a Jeremías en el útero y lo “conoció” incluso antes de ese tiempo. Lo “consagró” o lo llamó a un servicio especial incluso antes de nacer. El plan de Dios para Jeremías comenzó antes de su concepción y su nacimiento.

Es difícil para mí ver cómo aquellos que aceptan la autoridad bíblica podrían dar una respuesta “pro-elección” a esta declaración. Supongo que podrían afirmar que el versículo es simbólico y espiritual, no científico, que es una descripción metafórica del plan eterno de Dios para Jeremías. Pero el texto parece estar relacionado específicamente con la concepción y gestación de Jeremías.

Lucas 1:39–45

El evangelio de Lucas registra la visita de la María embarazada a la Elisabet también encinta: “En aquellos días, levantándose María, fue de prisa a la montaña, a una ciudad de Judá; y entró en casa de Zacarías, y saludó a Elisabet. Y aconteció que cuando oyó Elisabet la salutación de María, la criatura saltó en su vientre; y Elisabet fue llena del Espíritu Santo, y exclamó a gran voz, y dijo: Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre. ¿Por qué se me concede esto a mí, que la madre de mi Señor venga a mí? Porque tan pronto como llegó la voz de tu salutación a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Y bienaventurada la que creyó, porque se cumplirá lo que le fue dicho de parte del Señor”. (Lucas 1: 39-45).

Cuando Elisabet dijo que “el niño en mi vientre saltó de gozo” (v. 44), dejó en claro el hecho de que su “feto” era un ser que respondía plenamente. Ella usó la palabra brephos, el término griego para bebé, embrión, feto, niño recién nacido, niño pequeño o niño lactante. Es la misma palabra que se usa para describir a Jesús en el pesebre, donde los pastores “fueron apresuradamente y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre” (Lucas 2:16).

Pablo usó la (misma) palabra para recordarle a Timoteo “cómo desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras que te pueden instruir para la salvación por la fe en Cristo Jesús” (2 Timoteo 3:15). La Biblia no hace ninguna distinción lingüística entre la personalidad de un ser humano, ya sea antes o después de su nacimiento.

¿Cuáles son los derechos de los inocentes?

La Biblia defiende constantemente los derechos de quienes son inocentes y no merecen el castigo o la muerte. Por ejemplo:

• “De palabra de mentira te alejarás, y no matarás al inocente y justo; porque yo no justificaré al impío”. (Éxodo 23: 7).

• “Hay seis cosas que aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, El testigo falso que habla mentiras, Y el que siembra discordia entre hermanos”. (Proverbios 6: 16-19).

• Los babilonios atacaron a Jerusalén “Ciertamente vino esto contra Judá por mandato de Jehová, para quitarla de su presencia, por los pecados de Manasés, y por todo lo que él hizo; asimismo por la sangre inocente que derramó, pues llenó a Jerusalén de sangre inocente; Jehová, por tanto, no quiso perdonar”. (2 Reyes 24: 3-4).

Está claro que Dios se preocupa por los inocentes e indefensos del mundo. Los niños, ya sea antes o después de su nacimiento, estarían entre sus creaciones más preciadas.Shortcode

¿Cómo han visto los cristianos el aborto?

¿Cómo ha visto la Iglesia el tema del aborto a lo largo de su historia?

¿Están los líderes religiosos “pro-elección” en sintonía con el pensamiento cristiano tradicional sobre este tema? ¿O la Iglesia incluso ha hablado con una voz unificada al abordar la pregunta?

Los primeros padres de la iglesia fueron claros en su oposición al aborto.

Atenágoras (cerca del 150 d.C.), Clemente de Alejandría (cerca del 150-215), Tertuliano (cerca del 155-225), San Hipólito (cerca del 170-236), San Basilio el Grande (cerca del 330-79), San Ambrosio (cerca del 339-97), San Juan Crisóstomo (cerca del 340-407) y San Jerónimo (cerca del 342-420) todos emitieron fuertes condenas de esta práctica.

Sin embargo, estos teólogos no dijeron específicamente cuándo el cuerpo recibe un alma. Este es el proceso llamado “animación” o “animar” por los primeros filósofos. Muchos en el mundo antiguo siguieron el pensamiento de Aristóteles (384-322 a.C.) sobre el tema. Él creía que el “alma” ocurría cuarenta días después de la concepción en los hombres y noventa días en las mujeres, y enseñó que el aborto antes de este tiempo no era un asesinato.

San Agustín de Hipona (354-430), posiblemente la mente teológica más grande después de Pablo, se puede citar en ambos lados del tema. En cuanto a si las almas se entregan a los cuerpos en la concepción, Agustín dijo: “Él. . . Quien los formó, sabe si los formó con el alma o les dio el alma después de que fueron formados. . . . No sé con certeza cómo entró en mi cuerpo; porque no fui yo quien me lo di”. Criticó a un teólogo que era demasiado dogmático en este tema, afirmando, “cuánto mejor es para él compartir mi duda sobre el origen del alma“. No creía que podamos saber cuándo la gente “obtiene su alma“.

Y, sin embargo, Agustín estaba convencido de que los que mueran en el útero resucitarán con el resto de la humanidad y recibirán cuerpos perfectos en el cielo. Si murieron, deben haber vivido; si vivieron, resucitarán. Los bebés deformados al nacer también recibirán cuerpos perfectos en el paraíso (Enchiridion 85). Parecería que Agustín creía que la vida comenzaba en la concepción, ya que en el momento en que el feto puede morir, debe haber estado vivo.

Los teólogos, papas y concilios eclesiásticos de los siglos siguientes continuarían debatiendo este tema. San Jerónimo (cerca del 342-420) podía hablar del “asesinato de un feto” (Carta 22:13), y sin embargo, podía afirmar que el aborto no mata hasta que el feto adquiere miembros y forma (Carta 121: 4). El Papa Inocencio III (cerca del 1161-1216) afirmó que el alma entra en el cuerpo del feto cuando la mujer siente el primer movimiento del feto (el “avivamiento”). Después de tal “alma”, el aborto es asesinato; anteriormente es un pecado menos grave, ya que acaba con la vida humana potencial.

Tomás de Aquino (1225? -74) condenó el aborto por todas y cada una de las razones. Sin embargo, estuvo de acuerdo con la conclusión de Aristóteles de que un niño varón estaba lo suficientemente formado para ser juzgado como humano a los cuarenta días y una mujer a los noventa. Solo cuando el feto pudiera considerarse humano podría tener alma.

Por otro lado, el Papa León XIII (1878-1903) emitió un decreto en 1886 que prohibía todos los procedimientos que matan directamente al feto, incluso para salvar la vida de la madre. También requirió la excomunión por abortos en cualquier etapa del embarazo.

En resumen, los líderes cristianos a lo largo de la historia de la iglesia han sido uniformes en su condena del aborto una vez que se consideró que el feto era una “persona”.

Muchos en el mundo antiguo y medieval fueron influenciados por las creencias de Aristóteles con respecto al momento en que esto ocurrió. Si pudieran saber lo que sabemos sobre el feto desde sus primeras etapas de vida, creo que revisarían su opinión y condenarían el aborto desde el momento de la concepción. Pero es imposible conocer su posición sobre información que no poseían.Shortcode

¿Qué pasa con la violación y el incesto?

La Biblia considera la violación un delito capital:

Si el hombre se encuentra con la mujer prometida en campo abierto, y el hombre la agarra y se acuesta con ella, solo morirá el hombre que se acostó con ella. No harás nada a la joven; la joven no ha cometido delito punible con la muerte, porque este caso es como el de quien ataca y asesina a un vecino (Deuteronomio 22: 25-26).

La palabra de Dios condena claramente tal crimen contra la mujer. Los defensores del “derecho a decidir” a menudo señalan este tema al principio del debate, argumentando que una mujer no debería seguir siendo víctima de tener un hijo como resultado de un crimen tan horrible.

Las relaciones sexuales sin protección resultan en embarazos alrededor del cuatro por ciento de las veces. Si es probable que una de cada tres mujeres sea violada durante su vida, y las relaciones incestuosas someten a una mujer a abusos sexuales repetidos, los embarazos resultantes de la violación y el incesto son tan probables que el aborto debe ser legal como remedio para las mujeres sometidas a ese delito (Virginia Ramey Mollenkott, “Elección reproductiva: básica para la justicia de las mujeres”, en Lecturas de ética cristiana). Casi todos los defensores de la vida lo reconocen, permitiendo el aborto en el caso de violación e incesto.

Sin embargo, numerosas encuestas han establecido a lo largo de los años que las víctimas de violación e incesto representan aproximadamente el uno por ciento de los casos de aborto registrados anualmente en este país. La decisión de limitar los abortos a esta excepción evitaría la muerte de casi todos los 1,5 millones de bebés que se abortan cada año. Solo alrededor del tres por ciento de los abortos realizados cada año en Estados Unidos se relacionan con la salud de la madre y el tres por ciento se relaciona con la salud del niño. El noventa y tres por ciento son electivos.

Permitir el aborto debido a la muy rara incidencia de abortos realizados por violación e incesto es algo así como suspender todas las leyes sobre la marihuana debido al pequeño número de pacientes que podrían beneficiarse de sus efectos medicinales. Podríamos detener el uso de los semáforos debido a los incidentes que retrasan la carrera de una persona enferma hacia un hospital, pero ¿no causaríamos más daño del que prevenimos?

Al mismo tiempo, los estadounidenses deben ser conscientes del hecho de que la violación y el incesto son mucho más comunes en algunos otros países y culturas. En particular, la violación es un medio típico de coerción y control militar en algunas sociedades. Allí, el porcentaje de abortos relacionados con la violación puede ser mucho más alto que en Estados Unidos.

Con esta advertencia expuesta, no estoy seguro de que incluso esta decisión sea la elección moral. Debo admitir rápidamente que mi condición de varón anglo americano, me hace muy difícil compadecerme de mujeres que han experimentado traumas como la violación y el incesto. Pero me cuesta entender cómo el niño producido por este terrible crimen no merece vivir. Ethel Waters, la famosa cantante de góspel, fue producto de una violación. También lo fue una estudiante a la que enseñé en Southwestern Seminary, una evangelista con un ministerio global en la actualidad. Voy muy a la ligera aquí, pero al menos sugeriría que este problema está lejos de ser la causa principal del aborto en Estados Unidos hoy.Shortcode

Una manera hacia adelante, pro-vida, frente a pro-elección

Los defensores de “pro-vida” normalmente creen que la vida comienza en la concepción, por lo que el aborto está mal. Los defensores de “pro-elección” suelen creer que la vida comienza cuando el feto es viable independientemente de su madre o al nacer, y que el aborto debería ser una opción legal para la madre antes de ese momento. Los redactores de la Constitución no abordaron este tema. En 1973, la Corte Suprema interpretó este silencio en el sentido de que los derechos constitucionales a la vida no se extienden a los no nacidos. Y, sin embargo, la Biblia habla con una sola voz al ver a los no nacidos como la creación de Dios y como niños que merecen protección y cuidado.

A la luz de estos hechos contradictorios, ¿hay alguna manera de avanzar?

Dado que los participantes en este debate provienen de una variedad de cosmovisiones religiosas y personales, parece inverosímil encontrar un terreno común comenzando con enseñanzas bíblicas o convicciones religiosas. Por eso sugiero la siguiente estrategia constitucional no religiosa.

Primero, deberíamos de llegar a un consenso para permitir el aborto para proteger la vida de la madre o en casos de violación e incesto.

Estos representan un pequeño porcentaje de los 1,5 millones de abortos realizados cada año. Aunque algunos (como yo) cuestionan la moralidad de esta posición, la mayoría concedería el punto para reducir el 93 por ciento de los abortos que son de naturaleza electiva. Permitir esta excepción elimina el obstáculo más obvio y emocional para la posición “pro-vida”.

En segundo lugar, debemos entender que los no nacidos poseen al menos el potencial de “vida”, como sea que se defina.

Muchos de nosotros creemos que un feto es un ser humano según todas las definiciones del término, excepto la viabilidad independiente, y notamos que el prenatal alcanzará este estado a menos que sufra algún daño. Pero incluso aquellos que no estén de acuerdo con esta afirmación admitirán que cada feto está en proceso de convertirse en una “persona”.

En tercer lugar, los defensores de “pro-vida” y “pro-elección” deben trabajar juntos para cumplir el deseo del presidente Clinton de que el aborto sea “raro”.

Incluso los partidarios más fervientes de la “pro-elección” seguramente apoyarían una agenda destinada a disminuir el número de abortos realizados cada año.

Una forma de lograr este objetivo sería que ambas partes promovieran la adopción como la mejor respuesta a un embarazo no deseado. Ambas partes también podrían apoyar la educación sobre la abstinencia y el control de la natalidad. Muchos defensores de “pro-vida” consideran que las medidas de control de la natalidad promueven la promiscuidad sexual, pero es posible que tengamos que elegir entre la actividad sexual o un embarazo no deseado y el resultado de un aborto.

Ambas partes podrían unir fuerzas para educar al público sobre las características reales del feto. Se ha demostrado que es mucho menos probable que las mujeres elijan el aborto cuando ven una ecografía de su feto o se enteran de sus capacidades actuales. La adopción se convertiría entonces en una opción más probable para la madre. Se podría pedir a los líderes de ambos lados que adopten una agenda unida dirigida a disminuir el número de abortos realizados cada año en nuestro país. Si esta estrategia tiene éxito, puede cambiar la opinión del público sobre la moralidad del aborto.

Cuarto, independientemente de lo que decida hacer la posición “pro-elección” para ayudar a limitar los abortos, los defensores “pro-vida” deben hacer todo lo posible para cuidar tanto del feto como de su madre.

Debemos cuidar a la madre y al padre del niño, y hacer todo lo posible para ayudar a quienes han elegido el aborto en el pasado. Debemos trabajar arduamente para defender la adopción y proporcionar para las necesidades de vida de las familias en riesgo. Debemos ser “pro-vida”, no solo “pro-nacimiento”.

Puede ser que estos pasos eventualmente ayuden a cambiar el estatus legal del aborto. Es más probable que se apruebe una enmienda constitucional que extienda la protección legal al feto si se enseñara a más estadounidenses a ver al feto como una vida. Alternativamente, sería más probable que los tribunales reconocieran el creciente consenso contra el aborto y dictaran a la luz de esta sabiduría convencional.

Elije la vida

La Madre Teresa, escribiendo a la Corte Suprema de los Estados Unidos mientras estaba considerando peticiones relacionadas con el tema del aborto, declaró con valentía:

Su opinión [en Roe vs. Wade] decía que no necesitaba “resolver la difícil cuestión de cuándo comienza la vida”. Esa pregunta es ineludible. Si el derecho a la vida es un derecho inherente e inalienable, sin duda debe obtenerse dondequiera que exista vida humana. Nadie puede negar que el feto es un ser distinto, que es humano y que está vivo. Es injusto, por tanto, privar al feto de su derecho fundamental a la vida por razón de su edad, tamaño o condición de dependencia. Fue una triste infidelidad a los ideales más elevados de Estados Unidos cuando esta Corte dijo que no importaba, o no se podía determinar, cuándo comenzó el derecho inalienable a la vida para un niño en el vientre de su madre.

Ha sido ampliamente citada diciendo: “Es una pobreza decidir que un niño debe morir para que usted pueda vivir como desee“.

Asistí a mi primer Desayuno Nacional de Oración en 1995, donde escuché a notables oradores dirigirse al presidente y otros líderes nacionales. Los asistentes seguían hablando del orador principal del año anterior. La Madre Teresa, de ochenta y tres años en 1994, había dicho a los tres mil asistentes: “Siento que el mayor destructor de la paz hoy es el aborto, porque es una guerra contra el niño, un asesinato directo del niño inocente, asesinado por la propia madre. Y si aceptamos que una madre puede matar incluso a su propio hijo, ¿cómo podemos decirles a otras personas que no se maten entre sí? ” Más adelante en su discurso imploró a los asistentes: “Por favor, no maten al niño. Quiero al niño. Por favor, dame el niño “.

Recibió una ovación de pie. Después de su discurso, se acercó al presidente Clinton, lo señaló con el dedo y le dijo: “Deja de matar bebés”.

¿Sería el aborto una opción moral cuando una familia es muy, muy pobre, cuando tienen catorce hijos y otro en camino?

Ese niño era John Wesley.

¿Qué pasa con un padre enfermo y una madre con tuberculosis? Su primer hijo es ciego, el segundo ha fallecido, el tercero es sordo y el cuarto tiene tuberculosis. Ahora está embarazada de nuevo.

Su hijo se llamaría Beethoven.

Un hombre blanco viola a una niña negra de trece años y ella queda embarazada.

Su hija es Ethel Waters.

Una adolescente está embarazada, pero su prometido no es el padre del bebé.

Su bebé es Jesús.

En una iglesia que una vez pastoreé, una mujer me dio su testimonio no solicitado sobre un aborto que había elegido once años antes. Esta es su historia:

Lloré lágrimas de vergüenza, lágrimas de dolor, lágrimas de quebrantamiento. Lloré tan profundamente por mi pecado que no creía que pudiera haber una manera de enmendarme, nunca podría haber una manera de expiar lo que había hecho. Que alguna vez podría haber una manera de estar limpia de nuevo. Durante 11 años lloré por mí misma, porque no podía escapar de lo que había hecho.

Pero Dios me bendijo. En las profundidades de mi oscuro y solitario valle estaba allí. Su gracia y misericordia son grandiosas, su amor es tan maravilloso. Me cortejó para que volviera a su lado, diciéndome: Mi niña, mi niña, te amo. Oh hija mía, te amo. Si, te perdono.

Estoy bendecida. Sé que estoy perdonada. Me he perdonado a mí misma, Dios me ha sanado. Pero muchas no son tan bendecidas, nunca llegan a conocer a mi Jesús; nunca experimentan su amor y perdón. Para ellas, el llanto continúa.

Traducido por Laura Alsina-Rivera, MSW

What did you think of this article?


Any feedback?