¿Qué dice la Biblia sobre los tatuajes? • Denison Forum

Thursday, April 18, 2024

Site Search
Give

Biblical living

¿Qué dice la Biblia sobre los tatuajes?

May 2, 2023 -

Un joven hispano sonriente con tatuajes se para frente a un fondo amarillo, apuntando hacia arriba y hacia la izquierda con la mano derecha y el dedo índice. © By Krakenimages.com/stock.adobe.com

Un joven hispano sonriente con tatuajes se para frente a un fondo amarillo, apuntando hacia arriba y hacia la izquierda con la mano derecha y el dedo índice. © By Krakenimages.com/stock.adobe.com

Un joven hispano sonriente con tatuajes se para frente a un fondo amarillo, apuntando hacia arriba y hacia la izquierda con la mano derecha y el dedo índice. © By Krakenimages.com/stock.adobe.com

Los tatuajes se asociaban antes con la pertenencia a bandas o el paso por la cárcel, pero ahora son comunes entre las mamás de los suburbios, los adolescentes góticos, las estrellas del pop y los líderes religiosos. Casi la mitad de los millennials declaran tener al menos un tatuaje, según el Wall Street Journal.

Mientras que la Iglesia y la cultura dominante condenaban enérgicamente los tatuajes, ahora es casi un cliché ver a un pastor de la Costa Este con una manga llena de tinta. Si antes tatuarse era un signo de rebeldía, ahora es un tema de conversación interesante.

Pero, ¿no prohíbe la Biblia los tatuajes?

¿Qué dice el Antiguo Testamento sobre los tatuajes?

Moisés promulga unas 613 leyes en los cinco primeros libros de la Biblia. Muchas de estas leyes tratan sobre el sistema de sacrificios y los deberes sacerdotales, otras se refieren al estilo de vida del pueblo judío y otras a su sistema de gobierno.

En Levítico 19:28, la ley de Dios prohíbe los tatuajes para el pueblo israelita ”ni se hagan heridas ni tatuajes, como una manera de rendir culto a los muertos”. Sin embargo, sólo un versículo antes, la ley también prohíbe que se corten las patillas (Levítico 19:27). Además, la ley judía prohíbe comer carne de cerdo y llevar prendas hechas de materiales mixtos (Levítico 11:27; 19:19). Los cristianos de hoy en día normalmente no siguen esas reglas.

Muchas leyes seguirían siendo beneficiosas hoy en día y, por supuesto, todos los cristianos deberían seguir los Diez Mandamientos. Sin embargo, hay otros mandamientos, por ejemplo “No hervirás el macho cabrío en la leche de su madre”, que son totalmente contextuales a la situación de Israel (Éxodo 23:19).

Entonces, ¿cómo decidimos qué ley guardar?

¿Qué es la hermenéutica?

Como cristianos reflexivos, queremos ser fieles en nuestra hermenéutica.

La hermenéutica se refiere a cómo interpretamos y aplicamos la Biblia a nuestra vida actual. Como dice el Dr. Ken Gore, profesor de Estudios Bíblicos de la Universidad Bautista de Dallas (DBU): “La Biblia está escrita para nosotros, no a nosotros”. Lo ha deducido del libro “How to Read the Bible for All Its Worth” (Cómo leer la Biblia en toda su extensión), una obra muy valiosa. Los autores bíblicos se inspiraron para escribir cosas de modo que pudiéramos conocerlas siglos y milenios después, pero no nos escribían a nosotros.

Esto significa que debemos entender cuidadosamente el contexto de la palabra de Dios antes de aplicarla a nuestra vida actual.

Por ejemplo, no debemos decir que Filipenses 4:13 significa que podemos hacer cualquier cosa con sólo intentarlo. Por supuesto, Dios podría darme milagrosamente la habilidad de vencer a LeBron James en un partido de uno contra uno. Pero si jugara contra él, perdería. ¿Cuál es el problema? ¿Acaso Dios no me da la fuerza para hacer todo lo que quiero? Kelly Edmiston para Christianity Today tiene una útil introducción a la hermenéutica usando Filipenses 4:13 como ejemplo.

En Levítico, el pueblo de Dios acaba de ser liberado de la opresión de Egipto. Mientras Moisés dirige a Israel, Dios le da leyes para ayudarle a inculcar una identidad basada en su relación con Él. Algunas de estas leyes judías apartan intencionadamente a los israelitas de las prácticas de culto paganas. Obviamente, los cristianos como pueblo de Dios (aparte de los judíos mesiánicos) normalmente no comemos una dieta kosher, ni evitamos mezclar telas, y generalmente nos afeitamos las patillas.

Entonces, ¿por qué mantenemos algunas leyes del Antiguo Testamento y no otras?

Existe un gran debate en torno a la aplicabilidad de determinadas leyes después del nuevo pacto. A veces, el Nuevo Testamento lo permite específicamente, como cuando Marcos escribe: “Así [Jesús] declaró limpios todos los alimentos” (Marcos 7:19). Otras veces, la Biblia dice que estamos libres de las antiguas leyes judías, que ya no tenemos que seguir el sistema de sacrificios. Sin embargo, Jesús sigue condenando el adulterio, yendo aún más lejos al decir que la lujuria es tan pecaminosa como el adulterio (Mateo 5:27-29).

Eso significa que tendremos que preguntarnos por qué Dios prohíbe los tatuajes en ese contexto y determinar si todavía se aplica a nosotros.

La palabra tatuaje no está clara en el idioma Hebreo

Algunas versiones de la Biblia traducen la palabra hebrea como “tatuaje”. Sin embargo, la palabra hebrea qaʿăqaʿ también puede significar incisión o huella. Algunos eruditos interpretan esta palabra como huella, en cuyo caso una aplicación totalmente “literal” impediría los tatuajes no permanentes de los niños en la ferias, o incluso escribir notas en el dorso de la mano.

No obstante, la mayoría de los eruditos hebreos parecen afirmar que se refiere al acto de perforar la piel para mancharla de tinta, haciendo marcas permanentes. En aquella época, el tatuaje habría sido mucho más propenso a infecciones y otros riesgos para la salud.

Pero esa no es probablemente la razón por la que la ley del Antiguo Testamento prohibía los tatuajes.

¿Por qué no podían tatuarse los israelitas?

Como se mencionó anteriormente, muchas de estas leyes separaban a los judíos de las culturas circundantes y los ayudaban a desaprender las costumbres paganas egipcias.

Durante muchos años, los comentaristas creyeron que la prohibición de los tatuajes tenía que ver con la “debida reverencia a la creación de Dios”, como decían los eruditos luteranos del siglo XIX Carl Friedrich Keil y Franz Delitzsch. Frederic Gardiner escribió en 1876 que este pasaje prohíbe “profanar la dignidad humana en la forma humana”.

Muchos comentaristas conservadores han dicho que la ley que prohíbe los tatuajes tiene que ver con la violación de nuestros cuerpos como creación buena de Dios. Aunque su posición es comprensible, ahora vemos que la ley probablemente fue dada para proteger a los israelitas de asociarse con el culto pagano y ser libres de su esclavitud.

Parece que, históricamente, dos prácticas primarias estaban ligadas al tatuaje durante este período.

  1. Algunos tatuajes de este periodo están relacionados con la esclavitud. Por ejemplo, los nuevos estudiosos sostienen convincentemente que el tatuaje se utilizaba para marcar a los esclavos en Egipto. Como Dios acababa de liberar a los israelitas de la esclavitud, nunca debían considerarse esclavos de Egipto.
  2. Posteriormente, los rabinos judíos asociaron los tatuajes con la idolatría y el paganismo. James E. Smith apoya su asociación con prácticas de adoración pagana, mientras que Robert Jamieson y otros apoyan que los tatuajes se asocien con la adoración de ídolos y como señal de apostasía.

Parece que en esta lectura, Levítico no prohíbe todo tipo de tatuaje en el contexto moderno, puesto que en nuestra cultura ya no tiene esta asociación con la idolatría o la esclavitud. En consecuencia, una buena interpretación hermenéutica demuestra que el principio que subyace a este mandamiento no es violado por el tatuaje moderno.

Pero antes de decidir si hacerse un tatuaje es bíblico o no, hay otras consideraciones que hacer.

¿Existen otros versículos bíblicos en contra de los tatuajes?

Algunos cristianos sostienen que la “marca de la bestia” es una especie de tatuaje (Apocalipsis 13:16-18). Sin embargo, en el siguiente pasaje, Apocalipsis 14:1 dice que los 144. 000 “redimidos de la tierra” tenían el “nombre del Padre escrito en la frente”. Por lo tanto, una lectura literal nos llevaría a decir también que los justos tendrán tatuajes, ¡y tatuajes en la cara!

Hay muchas maneras de interpretar el Apocalipsis, y aunque es posible que algún tipo de orden mundial requiera que la gente se tatúe el 666, parece poco probable que este fuera el significado que Juan quiso darle. Incluso si esto fuera cierto, podríamos tatuarnos cualquier otra cosa que no fuera el 666 y estaríamos bien. (De todos modos, yo no recomendaría tatuarse el 666 por muchas razones).

En 1 Corintios 6:19-20, Pablo hace la hermosa observación de que nuestros “cuerpos son templos”. Dice: “¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.”

En el contexto, este pasaje se refiere a la inmoralidad sexual. No obstante, debemos reflexionar sobre este principio.

Este principio se aplica a muchas áreas de nuestras vidas. Pablo está afirmando la importancia de nuestros cuerpos, así que creo que este principio se aplica al tatuaje. Una aplicación adecuada podría ser: “Debemos glorificar a Dios con los tatuajes que decidamos hacernos en nuestro cuerpo”. Aunque, de nuevo, no estoy seguro de si Pablo estaría pensando en la “apariencia externa” cuando escribió estas palabras. Si así fuera, los templos están muy decorados, a menudo con elaborados tapices y pinturas, por lo que el pasaje no parece prohibir los tatuajes.

En Isaías 49:16, Dios dice: “Grabada te llevo en las palmas de mis manos”. Esto es metafórico, pero sigue demostrando una apertura al tatuaje.

Los tatuajes como marcas culturales

En un  interesante artículo de Trevin Wax de su libro The Gospel Coalition (La Coalición del Evangelio) se pregunta: “¿Son los tatuajes peores que el adulterio?”.

Este artículo considera la experiencia de unos misioneros de Tanzania. Se sorprendieron al descubrir que sus estudiantes cristianos estaban unánimemente de acuerdo en que sería peor que un pastor se hiciera tatuajes que cometer adulterio. ¿Por qué? Porque los tatuajes en esa cultura se asocian con “brujería y espíritus malignos” y, para ellos, muestran que esos espíritus malignos tienen influencia sobre la persona.

Debemos tomarnos muy en serio las opiniones de otros cristianos. Adoramos al mismo Dios que esos hermanos y hermanas tanzanos. De hecho, dicen con razón que la práctica cultural del tatuaje en esa región limitaría mucho su testimonio y avergonzaría indebidamente a la Iglesia. Esto no quiere decir que la moralidad sea relativa a las culturas, sino que, como cristianos, estamos llamados a cuidar nuestro testimonio. Diferentes contextos culturales requieren a veces diferentes aplicaciones de los textos bíblicos y diferentes aplicaciones de las mismas verdades eternas.

Los cristianos pueden mantener marcas culturales y étnicas no pecaminosas. El evangelio – “la buena nueva”- es para judíos y gentiles. Esta inclusión es un punto teológico de enorme importancia para Pablo. La carta a la iglesia de Gálatas está escrita en gran parte para dirigirse a los cristianos judíos que añadieron la ley judía y las marcas étnicas como parte de su conversión al cristianismo. Pablo dice que esto es rotundamente falso: “¡Gálatas torpes! ¿Quién los ha hechizado a ustedes, ante quienes Jesucristo crucificado ha sido presentado tan claramente?  Solo quiero que me respondan a esto: ¿Recibieron el Espíritu por las obras que demanda la ley, o por la fe con que aceptaron el mensaje?”. ( Gálatas 3:1-2).

Más adelante, en ese mismo capítulo, escribe: “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer, porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3:28).

Y, también dice en 1 Corintios 8-9 que muchas de estas cuestiones que están en la zona gris (como si podemos comer carne que ha sido sacrificada a dioses paganos) no deberían dividirnos. Por lo menos, el tatuaje debería ser uno de esos temas.

Obviamente, muchos temas son considerados abiertamente pecaminosos en la Biblia, independientemente de la cultura y de si “dañaría nuestro testimonio.”

Hacerse un tatuaje no parece ser una de esas cuestiones.

¿Puedo tatuarme si soy cristiano?

Si, como creyente, decides hacerte un tatuaje, ciertamente hay algunos principios rectores sobre lo que dice la Biblia acerca de los tatuajes.

Drew Dickens escribió sobre los millennials y los tatuajes en 2015 para Denison Forum. En respuesta a los padres que preguntan acerca de sus hijos que quieren hacerse un tatuaje, escribe: “Tal vez una mejor respuesta que un inmediato ‘ok’ o ‘ni hablar’ es preguntarles: ‘¿Por qué?”

Más allá de esa simple pregunta, he aquí otros puntos a tener en cuenta:

  • Hazte el tatuaje con buena técnica que glorifique a Dios (¡nuestros cuerpos son templos!)
  • Dado que los tatuajes son permanentes, actúa con extrema discreción y sabiduría. Más del 10% de las personas se arrepienten de haberse tatuado.
  • Considera vincular la verdad bíblica al tatuaje para que se convierta en una oportunidad de ministerio.
  • Transformar tatuajes inapropiados, intolerantes o contrarios a Dios con un nuevo tatuaje puede ser hecho por hábiles artistas del tatuaje.
  • Ten en cuenta si tu ocupación puede desaprobar los tatuajes visibles.
  • Sé prudente a la hora de decidir dónde te lo haces. Los tatuajes siguen presentando riesgos para la salud.

El principio detrás de no hacerse tatuajes parece ser su asociación con la esclavitud, la idolatría y el paganismo. En el contexto actual, debemos asegurarnos de que el contenido de nuestros tatuajes no esté relacionado con esos temas.

  • Si nos tatuamos porque idolatramos algo, eso sería un reflejo del pecado.
  • Si el tatuaje se refiere a algo de lo que Dios nos ha liberado, no te lo hagas (Gálatas 5:1).
  • Si perjudicará tu testimonio o causará división, también debes evitarlo (especialmente si vives en una cultura que asocia cualquier tatuaje con el paganismo; 1 Corintios 8:13).
  • Por último, no debemos hacernos tatuajes asociados con el paganismo ni con nada que vaya en contra de las enseñanzas de Cristo.
  • La sabiduría, el Espíritu Santo y la comunidad deben darnos una idea de los matices de cada situación.

¿Qué dice la Biblia sobre hacerse un tatuaje?

En resumen, algunos cristianos pueden argumentar que las leyes levíticas contra los tatuajes están ahí porque Dios no quiere que violemos nuestros cuerpos naturales. Esta posición tiene problemas y no explica bien el contexto. La investigación bíblica ha demostrado que la prohibición del Antiguo Testamento contra los tatuajes estaba probablemente asociada con el paganismo y la esclavitud, lo que aún debería guiar a aquellos que buscan tatuajes en qué tatuaje específico se hacen.

Sin embargo, dado que en Occidente los tatuajes ya no se asocian con esos pecados, los cristianos deberían ser libres de hacerse tatuajes bien pensados y que honren a Dios. Son marcas culturales y expresiones artísticas que pueden ser redimidas y disfrutadas por los cristianos bajo el nuevo pacto.

Como dice Pablo sobre los asuntos culturales que pueden dividirnos: “Sin embargo, no ejercimos este derecho, sino que lo soportamos todo con tal de no crear obstáculo al evangelio de Cristo” (1 Corintios 9:12).


La versión en inglés de este artículo aparece en “What does the Bible say about tattoos?

What did you think of this article?

If what you’ve just read inspired, challenged, or encouraged you today, or if you have further questions or general feedback, please share your thoughts with us.

Name(Required)
This field is for validation purposes and should be left unchanged.

Denison Forum
17304 Preston Rd, Suite 1060
Dallas, TX 75252-5618
[email protected]
214-705-3710


To donate by check, mail to:

Denison Ministries
PO Box 226903
Dallas, TX 75222-6903