Reading Time: 33 minutes

¿Qué dice la Biblia acerca del suicidio?

Dr. Jim Denison is the CEO of Denison Forum.
His Daily Article and podcast globally reach over 160,000 subscribers. Dr. Denison guides readers to discern today’s news—biblically. He is the author of multiple books and has taught on the philosophy of religion and apologetics at several seminaries. Prior to launching Denison Forum in 2009, he pastored churches in Texas and Georgia. He holds a Ph.D and a Master of Divinity from Southwestern Baptist Theological Seminary. Jim and his wife, Janet, live in Dallas, Texas. They have two sons and four grandchildren.

facebook twitter instagram

Adobe Stock

En nuestra sociedad abunda mucha confusión con respecto a las dimensiones teológicas y espirituales del suicidio.

  • ¿Es el suicidio el “pecado imperdonable”?
  • ¿Pueden estar en el cielo los que se quitan la vida?
  • ¿Por qué Dios permite el suicidio?
  • ¿Cómo puede la fe sostenernos en este momento, el más difícil de todos?

Más personas mueren por suicidio que por homicidio en Estados Unidos. El suicidio es la tercera causa principal de muerte entre las personas de quince a veinticuatro años y es más común entre las personas de sesenta y cinco años o más. La tasa de suicidio entre los ancianos es más alta entre los divorciados o viudos. En el último medio siglo, la tasa de suicidios entre adolescentes y adultos jóvenes casi se ha triplicado.

Estos son algunos de los hechos relacionados con la tragedia del suicidio. Sin embargo, es probable que esté leyendo este ensayo porque este tema es más personal que objetivo para usted. Espero que la siguiente conversación sea de ayuda.

Pero si el suicidio es una situación muy real para usted, le insto a que busque ayuda profesional de inmediato. Puede llamar a National Suicide Prevention Lifeline al 1-800-273-8255 (TALK) o visitar el sitio web de National Suicide Prevention Lifeline en suicidepreventionlifeline.org.

Escribo como pastor y teólogo, no como consejero, psicólogo o psiquiatra. Ofreceré una breve descripción de nuestro tema desde una perspectiva bíblica y teológica con algunas sugerencias prácticas al final de nuestra conversación.

La historia del suicidio

El término suicidio se remonta en el Diccionario Oxford de la lengua inglesa (Oxford English Dictionary) hasta 1651; su primera aparición aparentemente se encuentra en Religión Medici de Sir Thomas Browne, escrito en 1635 y publicado en 1642. Antes de que se convirtiera en un término común, se usaban expresiones como “auto-asesinato” y “auto-matar” para describir el acto de tomar propia vida.

En la antigüedad griega y romana, el suicidio fue aceptado e incluso visto por algunos como un medio honorable de muerte y el logro de la salvación inmediata. Los estoicos y otros influenciados por ellos vieron el suicidio como el triunfo de un individuo sobre el destino. La decisión de Sócrates de quitarse la vida en lugar de violar la sentencia de ejecución del estado influyó en muchos para considerar el acto como noble. Sin embargo, también dejó en claro que pertenecemos a los dioses y no podemos acabar con nuestras vidas a menos que ellos así lo deseen (Platón, Fedón 62 a. C.).

Muchos de los primeros cristianos sabían que probablemente morirían a causa de su fe, pero optaron por seguir a Cristo a toda costa. Por lo general, estas muertes no se consideran “suicidio” ya que no fueron iniciadas por la persona, sino que fueron aceptadas como consecuencia de su compromiso con Jesús.

Agustín (354-430 d.C.) fue el oponente más fuerte a cualquier forma de auto-asesinato (cf. Ciudad de Dios 1: 4-26). Apeló al sexto mandamiento y su prohibición contra el asesinato. Y estuvo de acuerdo con Sócrates en que nuestras vidas pertenecen a Dios, por lo que no tenemos derecho a acabar con ellas nosotros mismos. Con el tiempo, muchos en la iglesia verían el auto-asesinato como un pecado imperdonable (vea la discusión sobre la posición de la Iglesia Católica más abajo).

En el siglo XIX, los científicos sociales comenzaron a ver el suicidio como un problema social y como un síntoma de una disfunción mayor en la comunidad y/o el hogar. Los médicos comenzaron a identificar la depresión y otros trastornos detrás del acto. El suicidio se despenalizó para que el individuo pudiera ser enterrado, su familia no desheredada y un sobreviviente no procesado.

Muchos están confundidos acerca de este difícil tema, ya que nuestra sociedad y sus iglesias han adoptado una variedad de posiciones al respecto. Entonces, analicemos las enseñanzas bíblicas sobre el tema, la posición católica, una respuesta protestante, y ayuda práctica para quienes se enfrentan a este trágico tema.

La Biblia y el suicidio

La palabra de Dios no usa la palabra suicidio, pero tiene mucho que decir sobre nuestro tema.

Acontecimientos bíblicos

El Antiguo Testamento registra cinco claros suicidios:

• Cuando Abimelec fue herido de muerte por una mujer que arrojó una piedra de molino sobre su cabeza, le gritó a su escudero que lo matara para que su muerte no se le atribuyera a la mujer (Jueces 9:54).

• El rey Saúl, herido de muerte, cayó sobre su propia espada para evitar que los filisteos le escarnecieran (1 Samuel 31: 4).

• El escudero de Saúl también se quitó la vida (1 Samuel 31: 5).

• Ahitofel se ahorcó después de que Absalón, el hijo del rey David, dejó de seguir su consejo (2 Samuel 17:23).

• Zimri se prendió fuego después de que fracasó su rebelión (1 Reyes 16:18).

Además, algunos consideran que Jonás intentó suicidarse (Jonás 1: 11-15). Y Sansón destruyó el templo filisteo, matándose a sí mismo y a todos los que estaban con él (Jueces 16: 29-30). Pero muchos no ven esto como un suicidio sino como un acto de valentía militar.

La muerte de Judas es el único ejemplo claro de suicidio en el Nuevo Testamento (Mateo 27: 3-10). Más tarde, Pablo evitó el suicidio del carcelero de Filipos y lo ganó para Cristo (Hechos 16: 27-28).

Algunos consideran que la muerte de Jesús fue una especie de suicidio, ya que dejó en claro: “Nadie me quita [mi vida], sino que yo la doy por mi propia voluntad” (Juan 10:18; todas las referencias son de la RVR1960). Sin embargo, como el divino Hijo de Dios, solo podría haber sido asesinado, por cualquier medio, con su permiso.

Principios bíblicos

La palabra de Dios declara la santidad de la vida:

  • “No matarás” (Éxodo 20:13).
  • “A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia”. (Deuteronomio 30:19).
  • “… Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito.”(Job 1:21).
  • “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”.(1 Corintios 6: 19-20).
  • “Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia”. (Efesios 5:29).

Hay momentos en los que los creyentes pueden tener que dar su vida al servicio de Cristo y su reino (cf. Marcos 8: 34-36; Juan 13:37; Filipenses 1: 21-22). Pero el martirio voluntario no suele considerarse un “suicidio”.

Nuestra cultura posmoderna cree que la verdad absoluta no existe (que en sí misma es una afirmación de verdad absoluta). En una sociedad no teísta o relativista, es difícil defender la vida y estar en contra del suicidio. Si somos nuestro propio “poder superior,” podemos hacer con nuestras vidas lo que queramos.

Pero si Dios es el Señor de todo lo que existe, conserva la propiedad sobre nuestras vidas y sus días. Él es el único que puede determinar cuándo se realiza nuestro servicio, se cumple nuestro propósito previsto. Es la enseñanza clara y consistente de las Escrituras que nuestras vidas pertenecen a su Hacedor y que no debemos ponerles fin para nuestros propios propósitos.

El suicidio y la Iglesia Católica

¿Significa este hecho que el suicidio cuesta a los cristianos su salvación?

La mayoría de las preguntas teológicas que me han hecho al respecto, se relacionan de alguna manera con las enseñanzas de la Iglesia Católica sobre el tema. El Catecismo Católico contiene varias declaraciones sobre el suicidio y el pecado mortal (todas las cursivas están en el original).

Suicidio

Sobre el suicidio, la Iglesia no sostiene que quitarse la vida siempre conduce a la eternidad en el infierno, como dejan en claro estas declaraciones:

  • # 2280 Todo el mundo es responsable de su vida ante Dios, que se la ha dado. Es Dios quien sigue siendo el Amo soberano de la vida. Estamos obligados a aceptar la vida con gratitud y preservarla para su honor y la salvación de nuestras almas. Somos mayordomos, no dueños, de la vida que Dios nos ha confiado. No es nuestra para deshacernos de ella.
  • # 2281 El suicidio contradice la inclinación natural del ser humano a preservar y perpetuar su vida. Es gravemente contrario al amor justo a uno mismo. Asimismo, ofende el amor al prójimo porque rompe injustamente los lazos de solidaridad con la familia, la nación y otras sociedades humanas con las que seguimos teniendo obligaciones. El suicidio es contrario al amor por el Dios vivo.
  • # 2282 Si el suicidio se comete con la intención de dar ejemplo, especialmente a los jóvenes, también adquiere la gravedad del escándalo. La cooperación voluntaria en el suicidio es contraria a la ley moral.
  • Los trastornos psicológicos graves, la angustia o el miedo grave a las dificultades, el sufrimiento o la tortura, pueden disminuir la responsabilidad de quien se suicida.
  • # 2283 No debemos desesperarnos por la salvación eterna de las personas que se han quitado la vida. Por caminos que solo él conoce, Dios puede brindarle la oportunidad de un arrepentimiento saludable. La Iglesia ora por las personas que se han quitado la vida.

Pecado mortal

La Iglesia mantiene una distinción entre pecados “mortales” y “veniales”. Los primeros nos separan de la gracia de Dios; este último, aunque serio, no lo hace. El Catecismo dice:

  • # 1037 Dios no predestina a nadie a ir al infierno; para ello, es necesario apartarse voluntariamente de Dios (un pecado mortal) y perseverar en él hasta el final. En la liturgia eucarística y en la oración diaria de sus fieles, la Iglesia implora la misericordia de Dios, que no quiere que “ninguno perezca, sino que todos lleguen al arrepentimiento”.
  • # 1859 El pecado mortal requiere pleno conocimiento y pleno consentimiento. Presupone el conocimiento del carácter pecaminoso del acto, de su oposición a la ley de Dios. También implica un consentimiento suficientemente deliberado para ser una elección personal. La ignorancia fingida y la dureza de corazón no disminuyen, sino que aumentan, el carácter voluntario del pecado.
  • # 1860 La ignorancia no intencionada puede disminuir o incluso eliminar la imputabilidad de una falta grave. Pero nadie se considera ignorante de los principios de la ley moral, que están escritos en la conciencia de todo hombre. Los impulsos de sentimientos y pasiones también pueden disminuir el carácter voluntario y libre de la ofensa, al igual que las presiones externas o los trastornos patológicos. El pecado cometido por malicia, por elección deliberada del mal, es el más grave.
  • # 1861 El pecado mortal es una posibilidad radical de la libertad humana, como lo es el amor mismo. Resulta en la pérdida de la caridad y la privación de la gracia santificante, es decir, del estado de gracia. Si no es redimido por el arrepentimiento y el perdón de Dios, causa la exclusión del reino de Cristo y la muerte eterna del infierno, porque nuestra libertad tiene el poder de tomar decisiones para siempre, sin vuelta atrás. Sin embargo, aunque podemos juzgar que un acto es en sí mismo una falta grave, debemos confiar el juicio de las personas a la justicia y misericordia de Dios.
  • # 2268 El quinto mandamiento prohíbe el asesinato directo e intencional por ser un pecado grave. El asesino y los que cooperan voluntariamente en el asesinato cometen un pecado que clama al cielo por venganza.
  • # 1470 Sólo por el camino de la conversión podemos entrar en el Reino, del cual uno está excluido por un pecado grave. Al convertirse a Cristo por medio de la penitencia y la fe, el pecador pasa de la muerte a la vida y “no entra en juicio”.

Resultados teológicos

De las declaraciones anteriores, los siguientes principios de la teología católica parecen claros:

No podemos estar seguros del estado espiritual de la persona que se suicida. Esta persona puede estar sufriendo de “graves trastornos psicológicos” que “pueden disminuir la responsabilidad del suicida” (# 2282). El pecado mortal requiere “pleno conocimiento y pleno consentimiento” (# 1859) y puede ser disminuido por ignorancia involuntaria (# 1860).

Así, la Iglesia “no debe perder la esperanza de la salvación eterna de las personas que se han quitado la vida” (# 2283).

Sin embargo, si la persona estaba plenamente consciente de sus acciones, sin sufrir “graves trastornos psicológicos”, esta persona cometió un asesinato, acto que es “gravemente pecaminoso” (# 2268).

Una persona que comete un pecado mortal y demuestra “perseverancia en él hasta el final” va al infierno (# 1037).

Dado que una persona que comete un homicidio (suicidio) no puede entonces arrepentirse de este pecado, es lógico concluir que esta persona no puede ser salvada del infierno. Sin embargo, el Catecismo en ninguna parte hace explícita esta conclusión.

El suicidio y la seguridad de nuestra salvación

La mayoría de los Protestantes no creen que sea posible que un cristiano pierda su salvación, incluso si esa persona se suicida. Aquí hay un resumen de la posición protestante típica sobre el tema de la “seguridad eterna”.

Sepa lo que puede saber

La Biblia nos asegura: “Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios”. (1 Juan 5:13). Una traducción literal sería: “Realmente y con total seguridad podemos saber intelectual y personalmente que tenemos la vida eterna”. Esta frase no significa que gradualmente crecemos en la seguridad, sino que podemos poseer aquí y ahora una certeza presente de la vida que ya hemos recibido en Jesús.

Pero primero debemos “creer en el nombre del Hijo de Dios”.

Creer significa más que asentimiento intelectual: es la palabra bíblica para la confianza y el compromiso personal. Puedo aceptar el hecho de que un avión me llevará de Dallas a Atlanta, pero debo subir a bordo antes de que suceda. Ningún cirujano puede operar sobre la base del consentimiento intelectual; debemos someternos al procedimiento.

Si es así, puede reclamar el hecho bíblico de que “tiene vida eterna”, tiempo presente, ahora mismo. Ya es inmortal. Jesús prometió: “Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente”. (Juan 11:26). Simplemente pasamos del tiempo a la eternidad, de esta vida a la siguiente.

En ninguna parte la Biblia dice cómo se siente convertirse en hijo de Dios porque nuestros sentimientos pueden depender de la pizza que comimos para la cena o del clima fuera de la ventana. Ninguna circunstancia o evento puede garantizar nuestra salvación. Se necesita tanta fe para creer que soy cristiano hoy como para serlo hace más de treinta años. Todavía no he visto a Dios, ni he probado mi salvación en un tubo de ensayo. Si lo hubiera hecho, podría cuestionar la realidad y veracidad de lo que vi o pensé. Usted también podría.

O la Biblia es verdadera o es falsa. O Dios cumple su palabra o no. Él promete que, si “cree en el nombre del Hijo de Dios”, “tiene vida eterna” en este momento. No puede perder su salvación, porque ya es hijo inmortal de Dios. Este es el hecho de la palabra de Dios.

¿Qué hay acerca de “caer de la gracia”?

Aquellos que creen que es posible confiar en Cristo y luego perder nuestra salvación, se apresuran a citar Hebreos 6: 4-6. Estos intérpretes asumen que el texto habla de personas que han experimentado una conversión genuina y luego “se apartan” (v. 6). Por lo general, creen que esa persona necesita otra experiencia de salvación. Pero otros no están de acuerdo.

Algunos creen que el escritor está planteando un caso hipotético: si los cristianos genuinos “se apartan”, entonces “es imposible” para ellos “volver al arrepentimiento” (vs. 4, 6). No es que puedan, de hecho, caer de la salvación, pero, si pudieran, no podrían ser salvados nuevamente. Tenga en cuenta que, si el texto trata de un cristiano que realmente cae de la fe, enseña que la persona no tiene ninguna posibilidad de volver a ser salva.

Otros (yo mismo entre ellos) creen que el escritor no está hablando de un cristiano sino de alguien que considera la fe, quizás incluso se une a una iglesia, pero luego rechaza a Cristo. Si tal persona persiste en la incredulidad, entonces no puede ser salvo. Si una persona afirma que alguna vez confió en Cristo, pero ya no lo hace, yo creo que nunca fue un cristiano genuino.

La Biblia parece enseñar claramente que un cristiano es para siempre hijo de Dios:

• “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

• “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17).

• “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre” (Juan 10: 27-29).• “Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente” (Juan 11:26).

¿Es el suicidio el pecado imperdonable?

Jesús acaba de sanar a un endemoniado. Las multitudes piensan que podría ser el Mesías, pero los fariseos dicen que el mismo diablo expulsa a los demonios. Entonces Jesús responde: “La blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada” (Mateo 12:31). Repite su advertencia: “A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero” (v. 32).

Pedro podía negar a Jesús, Tomás podía dudar de él y Pablo podía perseguir a sus seguidores, pero ellos podían ser perdonados. Pero la “blasfemia contra el Espíritu” no se puede perdonar, ahora ni en ningún momento en el futuro. Este es el “pecado imperdonable”.

Entonces, ¿cuál es este pecado? Expliquemos lo que sabemos.

Sabemos que los cristianos no pueden cometer este pecado. 1 Juan 1: 9 es claro: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”. Todo significa todo. Ningún pecado es imperdonable para un cristiano.

Sabemos que este pecado se relaciona con la obra del Espíritu Santo con respecto a los incrédulos. Jesús advierte a los fariseos, los que lo rechazaron, que están en peligro de cometer este pecado. Entonces, ¿qué hace el Espíritu con los no cristianos?

Los convence de su pecado y necesidad de salvación: “Y cuando él [el Espíritu] venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí;” (Juan 16: 8-9).

Les habla de Cristo su Salvador: “Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.” (Juan 15:26).

Él explica la salvación: “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.” (1 Corintios 2:14).

Cuando confiesan sus pecados y se vuelven a Cristo, el Espíritu los convierte en hijos de Dios: “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. … Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros” (Romanos 8: 9, 11).

En resumen, el Espíritu Santo guía a las personas perdidas a la salvación.

Así que sabemos que es el “pecado imperdonable” rechazar la obra del Espíritu para guiarlo a la salvación. Ser convencido de su pecado y necesidad de un salvador, pero rehusarse a admitirlo. Ser presentado el evangelio, pero rechazarlo.

¿Por qué este pecado es imperdonable? Porque aceptar la salvación por medio de Cristo es el único medio por el cual nuestros pecados pueden ser perdonados.

Es “imperdonable” rechazar la única cirugía que puede salvarle la vida o la única quimioterapia que puede curar su cáncer. No porque el médico no quiera curarle, sino porque no puede. No lo dejará. Ha rechazado el único medio de salud y salvación.

El pecado imperdonable es rechazar la oferta de salvación del Espíritu Santo y morir en tal estado de rechazo. Entonces ha rechazado el único perdón que Dios puede ofrecerle.

No haga eso.

Asegúrese de haber hecho de Cristo su Señor hoy.

Suicidio y salvación

Para concluir esta parte de nuestra conversación: ningún versículo de las Escrituras conecta el suicidio con nuestro destino eterno. Si este acto pudiera hacernos perder nuestra salvación, creo que la Biblia aclararía ese hecho.

Al contrario, no podemos ganar ni perder nuestra salvación por las acciones humanas: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.”(Efesios 2: 8-9).

El suicidio es una tragedia para todos los involucrados, incluido nuestro Padre celestial. Pero la Biblia en ninguna parte enseña que a los cristianos les cuesta la salvación.

El suicidio y la gracia de Dios

Tanto aquellos que consideran el suicidio como aquellos que pierden a alguien, a menudo luchan con la presencia de Dios en medio de tal dolor. ¿Por qué permite tal sufrimiento?

“¿Cómo puede un Dios bueno permitir que sucedan cosas malas?” Es un problema tan antiguo como el Jardín del Edén y el diluvio de Noé, los teólogos cristianos han luchado con él a lo largo de la historia de nuestra fe. Cinco enfoques básicos se han propuesto con mayor frecuencia.

1. La teodicea del libre albedrío

A Agustín (354-430 d.C.) se le suele considerar el mayor teólogo cristiano después de Pablo. Su enfoque del problema del mal y el sufrimiento se puede resumir de la siguiente manera:

  1. Dios creó todo lo que es.
  2. Todo lo que creó es bueno.
  3. Antes de la caída, el mal era un “no ser”, con el potencial para ser elegido pero aún no una la realidad.
  4. Dios creó la humanidad con libre albedrío.
  5. Usamos esta libertad para elegir el mal.
  6. Nuestra elección trajo el mal a la existencia, absolviendo a Dios de la culpa.

Hay mucho en las Escrituras que elogian el enfoque de Agustín. Dios nos dio libre albedrío (Génesis 3: 15-17; Éxodo 32:26; Deuteronomio 30:19; Josué 24:15; 1 Reyes 18:21). Se nos dio esta libertad para que pudiéramos elegir a Dios y al bien (Mateo 4:10; Proverbios 1:10; 4:14; Romanos 6:13; Efesios 6:13; 2 Pedro 3:17). Nuestra libre elección del mal nos llevó al mal (Santiago 1: 13-15; 4: 1). Todas las personas ahora son pecadores (Romanos 3:23). Nuestro pecado ha resultado en un mundo caído (Génesis 3:17; Romanos 8:22).

Siempre que el mal es el producto de nuestras elecciones pecaminosas, el enfoque de Agustín explica su existencia sin culpar a Dios. Aplicada a la cuestión del suicidio, esta posición nos recordaría que el Soberano del universo ha optado por limitarse a nuestra libertad dada por Dios mismo. Si abusamos de nuestra libertad, la culpa no es de Dios sino de nosotros mismos.

Sin embargo, este enfoque no toma en cuenta adecuadamente el sufrimiento del inocente. Agustín argumentaría (correctamente) que un tsunami es el producto de un mundo que “cayó” debido al pecado. Pero no podría explicar por qué devastaría el sudeste asiático en lugar de alguna otra parte del planeta, o por qué tantos niños inocentes se verían afectados. Un filósofo también preguntará: “Si el hombre fue creado bueno por naturaleza, ¿por qué eligió pecar? Si Dios nos diera libertad de voluntad y supiera cómo elegiríamos usarla, ¿no es él responsable de su uso (al menos hasta cierto punto)? “En relación con el suicidio causado por depresión clínica, este enfoque no puede explicar por qué tiene que existir tal enfermedad o por qué tiene que afectar a la persona en cuestión. El enfoque del libre albedrío nos ayuda a comprender por qué una persona que opta por abusar del alcohol puede morir en un accidente por conducir ebrio. Pero no explica por qué el conductor inocente del otro automóvil también tuvo que morir.

2. El modelo de guerra espiritual

Satanás es muy real. Asesina y miente (Juan 8:44). Acusa al pueblo de Dios (Job 1: 9-11), resiste a los piadosos (Zacarías 3: 1; Mateo 13: 38-39) y nos tienta a pecar (1 Crónicas 21: 1; Mateo 4: 1). Tiene poder sobre los incrédulos (Hechos 26:18; 2 Corintios 4: 3-4). Es “como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1 Pedro 5: 8).

Como resultado, gran parte del mal y el sufrimiento en el mundo es atribuible a su trabajo maligno. Pablo fue claro: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12).

Sin embargo, no todo el sufrimiento es el resultado directo de la obra de Satanás.

Vivimos en un mundo caído en el que los desastres naturales y las enfermedades son inevitables. La gente hace un mal uso de su libre albedrío, como hemos visto. Dios permite un poco de sufrimiento para nuestro bien mayor (ver el tercer enfoque). A Satanás le gustaría que le atribuyéramos todo el mal, dándole demasiado poder; o no culparle de nada, pretendiendo que no existe.

El enfoque correcto es preguntarle al Señor si hay un componente satánico en nuestro sufrimiento y confiar en que él nos guiará a la verdad. Si estamos bajo ataque, podemos reclamar el poder de Dios sobre nuestro enemigo y encontrar la victoria en su Espíritu y fuerza.

Al relacionar este enfoque con la cuestión del suicidio, podemos saber que Satanás es un “homicida desde el principio” (Juan 8:44). Quiere destruirnos. Utilizará nuestra libertad para tentarnos, pero no puede obligarnos a suicidarnos. La elección sigue siendo nuestra.

3. El modelo de edificación del alma

Ireneo (cerca del 120 dC-cerca del 200) propuso un enfoque alternativo a nuestro problema:

  1. Dios nos creó para desarrollar una relación perfecta con él.
  2. Creó el mundo como un lugar para ese desarrollo.
  3. El mal es, pues, necesario como medio para nuestro desarrollo espiritual (“edificación del alma”).

La Biblia sí enseña que algo de sufrimiento proviene de Dios (Deuteronomio 8: 5; Job 16:12; Salmos 66:11; 90: 7). Sabemos que el sufrimiento puede conducir al bien (Job 23:10; Salmos 119: 67; 2 Corintios 4:17; Hebreos 12:11; Apocalipsis 7:14). El sufrimiento puede llevarnos al arrepentimiento (Jeremías 7: 3, 5, 7) y puede refinarnos (Salmos 66:10; Isaías 48:10; Malaquías 3: 3; 1 Pedro 1: 7; 4:17). El dolor nos permite dar testimonio de nuestra fe en Dios, a pesar del dolor (2 Pedro 2:12, 15; 3: 15-16). Y así, Dios promete usar incluso las experiencias difíciles para nuestro bien, para hacernos más como Jesús (Romanos 8: 28-29).

Ireneo explica cómo podía existir el mal antes de que Adán y Eva lo eligieran. Su enfoque también afirma la esperanza de que Dios puede redimir cualquier sufrimiento para su gloria y nuestro bien. Los problemas con este enfoque incluyen el hecho de que la “caída” que representa no es tan catastrófica como el evento descrito en Génesis 3.

La cantidad de maldad en el mundo parece desproporcionada con respecto al bien presente; por ejemplo, es difícil argumentar que la disminución del antisemitismo como resultado del Holocausto justifica los horrores de esa tragedia. Este enfoque también lucha con la existencia del infierno, ya que no es una realidad redentora o edificadora del alma.

En relación con el suicidio, este enfoque puede ayudarnos a entender que Dios puede redimir la depresión para su gloria y nuestro bien. Incluso puede usar la horrible tragedia de un suicidio para ayudar a la gente a seguirlo en la fe. Él no causó este dolor, pero puede redimirlo.

4. El modelo escatológico

La escatología se ocupa del futuro. Aplicado a la teodicea, este enfoque afirma que el mal se resolverá en el futuro, haciendo que el sufrimiento presente sea soportable y valioso.

Jesús prometió que la vida conduce a la vida eterna en gloria (Juan 14: 1-6), un paraíso más allá de nuestra imaginación (Apocalipsis 21: 1-5). No necesitamos considerar los sufrimientos presentes dignos de ser comparados con la gloria por ser revelada (Romanos 8:18).

Como modelo filosófico, este enfoque ofrece la garantía de una comprensión racional absoluta. No comprendemos el propósito del sufrimiento ahora, pero algún día lo haremos (1 Corintios 13:12). Todas nuestras preguntas serán respondidas. Se aclararán todas las razones por las que Dios ha permitido el sufrimiento en nuestras vidas. Nuestra fidelidad presente será redimida con recompensa futura en gloria (Apocalipsis 2:10).

Este enfoque no ofrece explicación en el presente. Y algunos podrían preguntarse cómo esta promesa de esperanza futura hace posible el coraje presente. Pero promete que las preguntas que no podemos responder hoy tendrán respuesta algún día.

5. El modelo existencial

El último modelo es más práctico que teórico: Dios sufre mientras nosotros sufrimos, y nos da fuerza para soportar e incluso redimir nuestro dolor.

La Biblia afirma esta aseveración (2 Corintios 4: 1, 16; Efesios 3:13; Hebreos 12: 5; Apocalipsis 2: 3). Dios camina con nosotros por el valle de sombra de muerte (Salmos 23: 4). Llora como nosotros lloramos (Juan 11:35). Jesús experimentó cada tentación y dolor que sentimos (Hebreos 4:15). Él está presente con nosotros ahora en los sufrimientos de la vida (Deuteronomio 20: 1; Salmos 34:18; Isaías 43: 2; Daniel 3: 24-25; 12: 6-7; Hechos 16: 25-26).

Filosóficamente, este enfoque no es una verdadera teodicea. No ofrece una explicación real del origen o la existencia del sufrimiento. Pero proporciona la seguridad práctica de que nuestro Padre camina con sus hijos por los lugares más difíciles de la vida, y nunca permitirá que enfrentemos más de lo que él nos dará la fuerza para soportar (1 Corintios 10:13).Su Padre sufre como usted sufre. Si siente dolor, él también. Sabe lo que es perder un hijo, porque perdió a su Hijo en la cruz. Caminará con nosotros a través del valle de sombra de muerte (Salmos 23: 4) hasta que nos lleve a casa.

4 principios prácticos cuando ocurre el suicidio

¿Cómo puede ayudarnos esta discusión teológica de una manera práctica, cuando ocurre la tragedia del suicidio? A continuación, se indican los pasos para afrontar las peores tormentas de la vida.

Primero, utilice el enfoque del libre albedrío para examinar el origen de este sufrimiento.

¿Hay pecado que admitir? ¿Es este dolor de alguna manera el resultado de un mal uso de la libertad? Si no está seguro, puede preguntarle al Padre.

Donde el pecado es parte del problema, podemos reclamar la gracia perdonadora de Dios (1 Juan 1: 9) y hacer restitución a otros cuando hacerlo es para su bien (Lucas 19: 8). Pero no asuma que el sufrimiento es siempre culpa del pecado. José, Job y Jesús son una clara evidencia de lo contrario.

En segundo lugar, use el modelo de edificación del alma para preguntarse: ¿Qué puedo aprender de esta situación?

¿Cómo puede acercarse más a Dios a través de este dolor? Esfuércese por estar abierto a todas las fuentes de las que pueda provenir este crecimiento espiritual: pida consejo a sus amigos, busque el Espíritu en la oración y las Escrituras, adore a Dios incluso (especialmente) cuando sea difícil. Manténgase lo suficientemente cerca de Jesús para escuchar su voz y sentir su toque transformador.

En tercer lugar, utilice el enfoque de la esperanza futura para preguntarse: ¿Cómo puede Dios redimir este sufrimiento presente para el bien futuro?

¿Cómo puede usar su testimonio para tocar la vida de personas que quizás ni siquiera conozca? ¿Cómo recompensará su fidelidad presente en el futuro y en la gloria? Es posible que no pueda ver el futuro, pero puede creer que es real.

Por último, utilice el modelo existencial para confiar en la ayuda de Dios en medio de su dolor.

Sepa que él lo ama, no importa cómo el mundo lo evalúe o lo trate. Él siempre será su Padre, si le ha pedido a Jesucristo que sea su Señor. Nada puede sacarle de su mano (Juan 10:28). Él le permitirá atravesar esta noche oscura, hasta que finalmente llegue el amanecer.

Sobre todo, asegúrese de haber entablado una relación personal con su Creador y Padre. Asegúrese de haberle pedido que perdone sus pecados y fracasos y que se convierta en su Señor y Salvador.

Esta sencilla oración captura la esencia de un compromiso de salvación:

“Querido Señor, gracias por amarme. Gracias por enviar a tu Hijo a morir en la cruz para pagar el castigo por mis pecados. Me alejo de ellos ahora y te pido que me perdones por ellos. Invito a Jesucristo a mi vida como mi Salvador y Señor. Le entrego mi vida. Viviré para él mientras viva. Gracias por hacerme tu hijo para siempre. En el nombre de Jesús, Amén “.

Si hizo esta oración por primera vez en este momento, dígaselo a un cristiano de su confianza.

Como hijo de Dios, debe ser parte de su familia. Su iglesia puede ayudarlo a crecer en su fe y estar a su lado en los momentos difíciles de la vida. No importa a quien usted le comparta sobre su decisión de seguir a Jesús, sepa que ahora usted es un hijo de Dios por toda la eternidad.

Si está pensando en suicidarse

Las personas consideran el suicidio cuando el dolor que sienten supera su capacidad para afrontarlo. Quieren poner fin a su sufrimiento y creen que acabar con sus vidas les traerá alivio.

Para alguien que está considerando suicidarse, un profesional capacitado es la mejor persona con quien hablar.

Puede llamar a National Suicide Prevention Lifeline al 1-800-273-8255 (TALK) o visitar el sitio web de National Suicide Prevention Lifeline en suicidepreventionlifeline.org.

Si conoce a alguien que siente que no puede seguir adelante, o si usted mismo se siente así, lo mejor que puede hacer es hablar con un consejero. Esa persona puede ayudar a encontrar formas de disminuir el dolor o descubrir formas de afrontarlo.

Mientras tanto, es importante saber que es posible superar esto. Sentirse suicida no requiere que actuemos de acuerdo con nuestros sentimientos. Lo mejor que puede hacer de inmediato es crear algo de espacio. Si decidimos no actuar en base a nuestros sentimientos ni siquiera durante unos minutos o un día, podemos encontrar la fuerza para buscar ayuda. Al buscar ayuda podemos lidiar con el dolor y encontrar la esperanza que necesitamos.

Señales de advertencia

Más del 90 por ciento de los que se suicidan padecían una enfermedad psiquiátrica importante en el momento de su muerte.

La depresión mayor crónica es, con mucho, la principal causa de suicidio. Esta enfermedad cerebral hace que la persona no piense como piensan las personas sanas y, a menudo, la lleva a creer que el suicidio es la única forma de detener el dolor. El consumo de alcohol o drogas agrava este problema y aumenta enormemente el riesgo de suicidio.

Indicadores comunes de que una persona necesita ayuda inmediata:

  • Aquellos que amenazan con hacerse daño o suicidarse, o hablan de querer hacerse daño o suicidarse.
  • Aquellos que buscan formas de suicidarse buscando acceso a armas de fuego, pastillas disponibles u otros medios.
  • Aquellos que hablan o escriben sobre la muerte, el morir o el suicidio, cuando estas acciones están fuera de lo común para ellos.
  • La investigación ha identificado estos factores de riesgo específicos de suicidio:
  • Intentos previos de suicidio
  • Historia de trastornos mentales, particularmente depresión
  • Historial de abuso de alcohol y sustancias
  • Antecedentes familiares de suicidio (la depresión a menudo es genética)
  • Antecedentes familiares de maltrato infantil
  • Sentimientos de desesperanza
  • Tendencias impulsivas o agresivas
  • Barreras para acceder al tratamiento de salud mental
  • Pérdidas (relacional, social, laboral, económica, etc.)
  • Enfermedad física
  • Fácil acceso a métodos letales
  • Falta de voluntad para buscar ayuda debido al estigma asociado a la salud mental, trastornos por abuso de sustancias o pensamientos suicidas
  • Creencias culturales y religiosas, como la creencia de que el suicidio es una forma noble de morir
  • Epidemias locales de suicidio
  • Aislamiento, una sensación de estar separado de los demás.

Si usted o alguien que conoce coincide con estas características, es vital buscar ayuda calificada hoy.

Factores protectores

Los siguientes indicadores ayudan a proteger a las personas de los riesgos asociados con el suicidio:

  • Atención clínica eficaz para trastornos mentales, físicos y por abuso de sustancias.
  • Fácil acceso a intervenciones clínicas y apoyo para quienes buscan ayuda.
  • Apoyo familiar y comunitario
  • Apoyo de atención médica y de salud mental
  • Habilidades en la resolución de problemas, resolución de conflictos y formas no violentas de manejar disputas.
  • Creencias culturales y religiosas que desalientan el suicidio y fomentan los instintos de conservación.

Ayude a sus seres queridos a experimentar estas influencias positivas y hará mucho para prevenir la tragedia del suicidio.

Conclusión

Este ensayo ha analizado algunos de los temas más difíciles de la fe y la vida. Hemos considerado la tragedia del suicidio desde una perspectiva histórica, bíblica, teológica y práctica.

Concluyamos con una promesa que se aplica a usted y a todas las personas que conoce, y muy especialmente a las personas afectadas por este trágico problema:

Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú.

2 Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.

3 Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador. (Isaías 43:1-3)

No importa cuán profunda sea el agua o cuán caliente el fuego, Él sigue siendo nuestro Padre.

Esta es la promesa de Dios.

Fuentes

Catechism of the Catholic Church, second edition English translation.

National Center for Injury Prevention and Control

J. T. Clemons, “Suicide,” International Standard Bible Encyclopedia, ed. Geoffrey W. Bromiley (Grand Rapids: Eerdmans, 1988) 4:652-3.

A. J. Droge, “Suicide,” The Anchor Bible Dictionary, ed. David Noel Freedman (New York: Doubleday, 1992) 6:225-31.

Milton A. Gonsalves, Fagothey’s Right and Reason: Ethics in Theory and Practice, 9th ed. (Columbus: Merrill Publishing Company, 1989) 246-8.

Suicide Awareness Voices of Education

American Association of Suicidology

Traducido por Laura Alsina-Rivera

What did you think of this article?

Any feedback?