¿Por qué Jesús? • Denison Forum

Monday, April 15, 2024

Site Search
Give

Biblical living

¿Por qué Jesús?

April 24, 2023 -

Representación de un artista de Jesús con una túnica blanca extendiendo su mano © By artpluskr/stock.adobe.com

Representación de un artista de Jesús con una túnica blanca extendiendo su mano © By artpluskr/stock.adobe.com

Representación de un artista de Jesús con una túnica blanca extendiendo su mano © By artpluskr/stock.adobe.com

Puedes conocer a Dios personalmente.

El Creador del universo te formó y quiere tener una relación íntima contigo.

La manera de conocer al Padre es a través de su Hijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre si no es por mí”. (Juan 14:6).

¿Cómo puedes conocer a Jesús personalmente?

¿Quién es Jesús?

La pregunta más importante de la historia de la humanidad es la que Jesús hizo a sus seguidores hace veinte siglos: “¿Quién dicen ustedes que soy yo?” (Mateo 16:15).

Los musulmanes creen que Jesús nació de una virgen, vivió una vida sin pecado, ascendió al cielo y regresará a nuestro planeta al final de la historia, pero no creen que fuera divino.

Muchos budistas e hindúes lo consideran un maestro iluminado.

Muchos judíos lo ven como un rabino brillante.

¿Cómo se veía a sí mismo Jesús?

En los últimos años, muchas personas han afirmado que Jesús sólo se veía a sí mismo como un maestro religioso, y que la Iglesia lo deificó a lo largo de los siglos.  No es así según los testigos oculares.

Cuando Jesús fue enjuiciado por su vida, el sumo sacerdote lo desafió: “Te ordeno en el nombre del Dios viviente que nos digas si eres el Cristo, el Hijo de Dios.” (Mateo 26:63).

Su respuesta selló su destino: “Tú lo has dicho” (v. 64).

Antes había dicho a sus adversarios: “Antes que Abraham naciera, yo soy”. (Juan 8:58). Afirmaba claramente ser Dios.

Jesús dijo a sus enemigos: “Mi Padre aún hoy está trabajando, y yo también trabajo.  Así que los judíos redoblaban sus esfuerzos para matarlo, pues no solo quebrantaba el sábado, sino que incluso llamaba a Dios su propio Padre, con lo que él mismo se hacía igual a Dios” (Juan 5:17-18).

Más tarde enseñó a sus discípulos: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre si no es por mí” (Juan 14, 6).

C. S. Lewis fue uno de los hombres más brillantes del siglo XX. Ateo convertido al cristianismo, escribió más tarde estas palabras sobre Jesús:

Trato aquí de evitar que alguien diga la verdadera tontería que la gente suele decir de Él: “Estoy dispuesto a aceptar a Jesús como un gran maestro moral, pero no acepto su pretensión de ser Dios”. Eso es lo único que no debemos decir. Un hombre que fuera simplemente un hombre y dijera el tipo de cosas que dijo Jesús no sería un gran maestro moral. O bien sería un lunático -al nivel del hombre que dice que es un huevo pochado- o bien sería el Diablo del Infierno. Usted debe elegir. O bien este hombre era, y es, el Hijo de Dios: o bien un loco o algo peor. Puedes hacerle callar como si fuera un tonto, puedes escupirle y matarle como a un demonio; o puedes caer a sus pies y llamarle Señor y Dios. Pero no vengamos con tonterías condescendientes acerca de que es un gran maestro humano. Él no nos ha dejado eso abierto. No era su intención.

—Mere Christianity, pp. 55–56

Los primeros seguidores de Jesús creyeron que era Dios. Pedro y los demás apóstoles se negaron a dejar de predicar que Jesús es el Señor, incluso cuando se vieron amenazados de muerte (Hechos 5:29-32). Todos los discípulos, excepto Juan, fueron mártires por su fe en Cristo, y Juan fue desterrado a la isla prisión de Patmos por predicar que Jesús es Dios. Miles de millones de personas a lo largo de veinte siglos han creído que Jesús es el único camino al cielo, porque es nuestro Salvador y Señor.

¿Existió Jesús?

La Biblia dice que Jesús existió y que es el Hijo de Dios.

Pero el Corán dice que no es más que un hombre. Los escritos budistas e hindúes apoyan sus creencias no cristianas. Casi todos los credos tienen un libro que afirma que su religión es verdadera.

Si no tuviéramos el Nuevo Testamento, ¿cómo podríamos conocer a Jesús? En primer lugar, echemos un vistazo a los primeros registros históricos no cristianos:

  • Talo el Samaritano (52 d.C.) escribió una obra en la que narra la historia de Grecia desde la guerra de Troya hasta su época. En ella intenta explicar la oscuridad de la crucifixión de Jesús como un eclipse de sol. Se trata de la primera referencia no cristiana a la existencia y muerte de Jesús.
  • Mara bar Serapion (escribiendo después del 70 d.C. mientras describe la caída de Jerusalén) añade: “¿Qué ventaja obtuvieron los judíos al ejecutar a su Sabio Rey? Justo después fue abolido su reino”. Su carta se expone hoy en el Museo Británico. Demuestra que los primeros cristianos veían a Jesús no sólo como un maestro religioso, sino como su Rey.
  • El historiador romano Suetonio (65-135 d.C.) relata más tarde: “También se infligieron castigos a los cristianos, una secta que profesaba una creencia religiosa nueva y maliciosa” (Nerón 16.2). Obsérvese que el Imperio no castigaba a las personas que seguían a un maestro religioso, sino sólo a quien lo convertía en Señor en lugar del César.
  • Tácito (55-120 d.C.) fue el más grande historiador romano de la antigüedad. Alrededor del año 115 d.C. escribe: “Cristo… sufrió la pena extrema durante el reinado de Tiberio a manos de uno de nuestros procuradores, Poncio Pilato, y se desató una superstición de lo más maliciosa” (Anales XV.44). Su descripción de la creencia cristiana como “superstición” deja claro el hecho de que Tácito consideraba que los seguidores de Christo creían en algo sobrenatural o milagroso, no simplemente en que era un gran maestro humano.
  • Plinio el Joven fue un administrador y escritor romano, gobernador de Bitinia en Asia Menor; hoy se conservan dos volúmenes de sus cartas. El décimo de sus libros de correspondencia (escrito hacia el año 112 d.C.) contiene la primera descripción no bíblica del culto cristiano: “Tenían la costumbre de reunirse en cierto día fijo antes de que amaneciera, cuando cantaban en versos alternos un himno a Cristo como a un dios”. Obsérvese que los creyentes adoraban a Cristo como Dios en el año 112 d.C., no siglos más tarde, después de que sus creencias “evolucionaran”, como afirman algunos críticos.
  • Flavio Josefo, el célebre historiador judío (37/38-97 d.C.), relata: “Ananías convocó a un Sanedrín, trajo ante él a Santiago, el hermano de Jesús que era llamado el Cristo, y a algunos otros… e hizo que los apedrearan” (Antigüedades 20.9.1). Así, los cristianos llamaron a Jesús el Cristo, el Mesías.
  • Por último, consideremos la declaración más famosa de Josefo sobre Jesús (Antigüedades 18.3.3): ” En aquel tiempo había un hombre sabio, Jesús, si es lícito llamarle hombre, pues era hacedor de obras maravillosas, maestro de hombres que reciben la verdad con agrado. Atrajo hacia sí tanto a muchos judíos como a muchos gentiles. Él era Cristo; y cuando Pilato, a sugerencia de los principales hombres entre nosotros, lo condenó a la cruz, aquellos que lo amaron desde el principio no lo abandonaron, porque se les apareció vivo de nuevo al tercer día, como los profetas divinos habían predicho estas y otras diez mil cosas maravillosas acerca de él; y la tribu de los cristianos, así llamada por él, no se ha extinguido hasta el día de hoy.” Aunque la mayoría de los historiadores no creen que este párrafo represente el compromiso de fe del propio Josefo, sí documenta las creencias de los primeros cristianos respecto a Jesús. Nótese que fue escrito antes de finales del siglo I.

Consideremos ahora las creencias de los primeros cristianos, todas ellas registradas en las primeras generaciones que siguieron al ministerio terrenal de Jesús.

  • La Didaché, escrita antes del año 100 d.C., llama repetidamente a Jesús “el Señor”. Termina así: “El Señor vendrá y todos sus santos con él. Entonces el mundo ‘verá al Señor venir sobre las nubes del cielo'” (16.7-8).
  • Clemente de Roma, escribiendo en el año 95 d.C., se refiere repetidamente al “Señor Jesucristo”. Y promete una “resurrección futura” sobre la base de que “resucitó de entre los muertos al Señor Jesucristo” (24.1).
  • Ignacio, escribiendo entre 110 y 115 d.C., se refiere a “Jesucristo nuestro Dios” (introducción a su carta a los Efesios). A los de Esmirna añade: “Doy gloria a Jesucristo, el Dios que os ha dado así la sabiduría” (1.1).
  • Justino el Mártir (hacia 150 d.C.) se refiere repetidamente a Jesús como Hijo de Dios (cf. Apol. 22). Describe el hecho de que Dios lo resucitó de entre los muertos y lo llevó al cielo (Apol. 45).

Todas estas afirmaciones se hicieron sobre Jesús generaciones antes de que la Iglesia supuestamente lo deificara. Los primeros enemigos del cristianismo intentaron descartar su divinidad, pero nadie negó nunca que existiera.

No hay ninguna duda histórica de que Jesús vivió y de que sus primeros seguidores lo adoraron como su Dios y Señor.

¿Jesús es Dios realmente?

Después del Viernes Santo, los discípulos de Jesús dieron por muerto a su líder. Después del Domingo de Resurrección, se transformaron y empezaron a ganar el mundo para Jesús. La resurrección cambió sus vidas, demostrando que Jesús realmente era y es Dios.

La Biblia enseña que la resurrección de Jesús es el fundamento de la fe cristiana: “Si no hay resurrección de los muertos, ni siquiera Cristo ha resucitado. Y si Cristo no ha resucitado, nuestra predicación es inútil y vuestra fe también. Más aún, entonces resultamos ser falsos testigos acerca de Dios, pues hemos testificado acerca de Dios que resucitó a Cristo de entre los muertos” (1 Corintios 15:13-15).

¿Existen pruebas objetivas de que Jesús resucitó de entre los muertos?

David Hume fue un filósofo escocés del siglo XVIII, conocido hoy como el “Padre del Escepticismo”. Se dedicó a refutar supuestos que consideraba indemostrables, entre ellos la veracidad de los milagros. Defendió seis criterios para juzgar a quienes afirman haber presenciado un milagro. Estos criterios son:

  1. Numerosos
  2. Inteligentes
  3. Educados
  4. De integridad incuestionable
  5. Dispuestos a sufrir graves pérdidas si se demuestra que están equivocados
  6. Sus afirmaciones deben poder validarse fácilmente

(An Enquiry Concerning Human Understanding, pp. 128-9).

¿Cómo se comportaron los que afirmaron haber visto a Cristo resucitado según estos criterios?

  • Eran numerosos: más de quinientos vieron al Señor resucitado (1 Corintios 15:6).
  • Eran inteligentes y bien educados, como deja claro la literatura que produjeron (la afirmación de Hechos 4:13 de que eran “hombres sin estudios, ordinarios” sólo significaba que no habían asistido a escuelas rabínicas). Pablo recibió formación de Gamaliel, el mejor erudito del judaísmo (Hch 22:3).
  • Eran hombres y mujeres de integridad incuestionable, claramente dispuestos a sufrir graves pérdidas, como demuestran sus martirios.
  • Y sus afirmaciones fueron fácilmente validadas, como atestigua la tumba vacía (cf. Hch 26:26, “esto no se hizo en un rincón”).

Así que los testigos eran creíbles.

Pero ¿existen pruebas objetivas de sus afirmaciones?

Es un hecho histórico que Jesús de Nazaret fue crucificado y enterrado y que al tercer día su tumba se encontró vacía. Los escépticos han intentado explicar la tumba vacía desde entonces.

La primera explicación fue que, mientras los soldados que custodiaban la tumba dormían, los discípulos robaron el cuerpo de Jesús (Mateo 28:11-15).

Pero, ¿cómo iban a saber los soldados que dormían la identidad de los ladrones? ¿Cómo pudieron los discípulos convencer a quinientas personas de que el cadáver que habían robado estaba vivo? ¿Y por qué iban a morir estos discípulos por lo que sabían que era mentira?

Un segundo argumento afirma que las mujeres robaron el cuerpo.

Pero, ¿cómo pudieron dominar a los guardias? ¿Cómo harían que un cadáver pareciera vivo? ¿Por qué iban a sufrir y morir por semejante mentira?

Una tercera explicación es que las autoridades robaron el cuerpo. Luego, cuando los discípulos descarriados encontraron la tumba vacía, anunciaron que el Señor había resucitado.

Pero, ¿por qué robarían las autoridades el cuerposi ellos mismos  habían puesto guardias a vigilar? Y cuando los cristianos empezaron a predicar la resurrección, ¿no iban a presentar rápidamente el cadáver?

Un cuarto enfoque es la teoría de la tumba equivocada: las mujeres y los apóstoles, desconsolados, fueron a la tumba equivocada, la encontraron vacía y empezaron a anunciar que Jesús había resucitado.

Pero las mujeres vieron dónde estaba enterrado (Mateo 27:61); José de Arimatea habría corregido el error (Mateo 27:57-61); y las autoridades habrían ido a la tumba correcta y encontrado el cadáver.

Una quinta explicación es la “teoría del desmayo”.

Según esta opinión, Jesús no murió realmente en la cruz. Él o sus seguidores sobornaron al médico forense para que lo declarara muerto, luego revivió en la tumba y pareció resucitado.

¿Pero cómo sobrevivió a las ropas funerarias que le habrían asfixiado? ¿Cómo movió la piedra y venció a los guardias? ¿Cómo apareció a través de los muros (Juan 20:19, 26) y ascendió al cielo (Hechos 1:9)?

Sólo hay una explicación razonable para la tumba vacía, el cambio de vida de los discípulos y la explosión del movimiento cristiano en el mundo de la noche a la mañana: Jesucristo resucitó de entre los muertos.

Por tanto, es la persona que dijo ser: nuestro Señor y Dios.

Estaba justificado que hiciera la afirmación más asombrosa de la historia de la humanidad, una afirmación que nadie más ha hecho en toda la historia registrada: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra” (Mateo 28:18). La resurrección nos muestra que Jesús es Dios y Señor.

La resurrección nos muestra que Jesús es Dios y Señor.

¿Es realmente cierta la Biblia?

La Biblia afirma que “toda la Escritura es inspirada por Dios” (2 Timoteo 3:16), lo que significa que sus palabras son la revelación divina de Dios. Pero casi todas las religiones poseen libros que hacen tales afirmaciones. ¿Hay pruebas objetivas de que la Biblia sea realmente cierta?

Los historiadores se hacen tres preguntas al estudiar cualquier libro antiguo.

1. ¿Poseemos una copia exacta del texto?

No existen los manuscritos originales de ningún libro escrito antes del siglo IV de la era cristiana. No tenemos los escritos originales de Platón, Aristóteles, Tácito o cualquier otro escritor antiguo. Los libros de su época se escribieron en materiales que no sobrevivieron al paso del tiempo.

Pero tenemos copias, algunas en fragmentos y otras en forma de libro completo. Los “críticos textuales” son eruditos que estudian estas copias, tratando de producir un manuscrito lo más parecido posible al original.

Los que trabajan sobre los textos del Antiguo y Nuevo Testamento creen que la Biblia que poseemos hoy es prácticamente idéntica a los manuscritos originales. Las únicas cuestiones que quedan pendientes afectan a cuestiones de ortografía, puntuación y versículos aislados. Ninguna se refiere a prácticas de fe o doctrinas esenciales.

2. Los descubrimientos arqueológicos, ¿confirman el libro en cuestión?

Los arqueólogos han hecho cientos de descubrimientos que verifican el registro bíblico.

Por ejemplo:

El estanque de Betesda, mencionado en Juan 5:2, fue tachado de no histórico por los escépticos antes de que los arqueólogos lo encontraran. Yo mismo he visto las ruinas. Ahora poseemos una inscripción en piedra que documenta la vida y obra de Poncio Pilato, el funcionario romano que condenó a Jesús a ser crucificado. Tenemos el ataúd de Caifás, el Sumo Sacerdote que lo condenó a muerte. Tenemos una inscripción que describe el trabajo de Galión, un funcionario romano que vivía en Corinto (Hechos 18:12-17). Todos estos descubrimientos confirman la fiabilidad de la Biblia.

3. Si el libro hace predicciones, ¿se han cumplido?

El Antiguo Testamento contiene más de cincuenta promesas sobre la venida del Mesías. Jesús cumplió cada una de ellas. Está claro que la Biblia cumple sus promesas.

La evidencia objetiva dice que se puede confiar en la Biblia. Pero la mejor manera de saber si es cierta es comprobar sus afirmaciones personalmente.

Pero, ¿no son todas las religiones iguales?

Podemos creer que Jesús existió, que es divino y que la Biblia es digna de confianza. Pero, ¿qué hace que Jesús sea el único camino hacia Dios, tal como Él lo afirmó (Juan 14:6)?

¿No conducen todas las religiones por la misma montaña al mismo Dios?

¿Por qué necesitamos creer en Jesús para ir al cielo?

Hay quien dice que la verdad objetiva no existe, por lo que la afirmación “Jesús es el Señor” es meramente personal y subjetiva.

Pero si yo digo: “La verdad absoluta no existe”, ¿no he hecho una afirmación absoluta? Creemos que el Holocausto y el 11-S fueron objetivamente erróneos. La verdad objetiva es una necesidad intelectual y práctica en la vida.

Otras personas dicen que todas las religiones enseñan la misma verdad. Sin embargo:

  • Buda enseñó que no había un “dios” personal (a pesar de que algunos de sus seguidores ahora lo adoran).
  • Los hindúes creen en miles de deidades individuales, pero en ningún “Señor” del universo.
  • Los musulmanes creen que Alá (la palabra árabe para Dios) es el único soberano supremo del universo y que la Trinidad es una blasfemia.
  • Los judíos creen que Dios se reveló a través de las Leyes y los Profetas de sus Escrituras, que Jesús no era el Mesías y que el Nuevo Testamento no es la palabra de Dios.
  • Y los cristianos dicen que Jesús es el único camino al Padre.

Si alguna de estas religiones tiene razón, las demás deben estar equivocadas. Ninguna cree que las otras religiones sean igualmente correctas o divinamente inspiradas. Las escrituras sagradas en las que confían las distintas religiones del mundo no describen diferentes caminos por la misma montaña, sino montañas muy diferentes.

Ninguna otra fe se apoya en pruebas históricas tan convincentes como las que existen para el cristianismo. Ningún otro líder religioso resucitó de entre los muertos; ningún otro libro religioso antiguo posee el tipo de pruebas manuscritas, arqueológicas y proféticas de las que puede presumir la Biblia. Si Jesús está vivo, entonces es Señor y Dios. Y podemos confiar en él para que sea nuestro Señor y nuestro Dios.

¿Por qué necesitas a Jesús en tu vida?

Sabemos que Jesús existió, que la Biblia es digna de confianza y que la afirmación de Jesús de ser Dios está respaldada por pruebas y razones.

Ahora, ¿por qué lo necesitas personalmente?

¿Qué puede hacer por ti que nadie más pueda hacer?

La Biblia diagnostica nuestro problema: “Todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23).

Si tú eres la excepción, la única persona que nunca ha mentido, engañado o tenido un pensamiento inmoral, me gustaría conocerte y saber cómo lo hiciste. Los demás sabemos que hemos cometido errores y pecado.

Pero, ¿entonces qué?

“La paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro” (Romanos 6:23).

Dios no puede dejar que mis pecados entren en su cielo perfecto, o ya no sería el cielo. Mis pecados deben ser castigados, mi deuda pagada.

Para eso vino Jesús: para morir en nuestro lugar, cargando con nuestro castigo (véase Isaías 53:5, 12). Nadie más en toda la historia de la humanidad ha hecho esto ni podría hacerlo. Todas las demás personas han pecado, de modo que han contraído su propia deuda con Dios. Sólo Jesús vivió una vida perfecta y sin pecado (Hebreos 4:15), por lo que no tenía ninguna deuda que pagar. Él pudo morir por nosotros, tomando nuestro lugar y comprando nuestra salvación. Luego resucitó de entre los muertos para demostrar su divinidad y mostrarnos que viviríamos después de la muerte con él en el paraíso (Juan 14:1-6).

Necesitas a Jesús en tu vida para que tus pecados sean perdonados y puedas pasar la eternidad en el cielo. Él es el único que puede darte este regalo.

Pero todo regalo, incluso el que viene de Dios, tiene que ser abierto.

¿Cómo puedes conocer personalmente a Jesús?

Si crees que Jesús es el Señor resucitado y que su palabra es verdadera, estás preparado para conocerle personalmente. Ahora puedes abrir el regalo de la salvación por el que Él murió.

Estos son los hechos bíblicos que hacen posible que tengas una relación personal con Dios:

1. Dios te ama.

Él te creó y quiere tener una relación personal contigo tanto en la tierra como eternamente en el cielo (Juan 3:16; Efesios 2:4-5).

2. El pecado te ha separado de Dios.

La Biblia define el pecado como la elección de nuestra voluntad por encima de la voluntad de Dios. Cada uno de nosotros ha cometido este error (Romanos 3:23). Nuestros pecados nos han separado de nuestro santo Dios, y él no puede permitirnos entrar en su cielo perfecto. Más bien, cada uno de nosotros está destinado a una eternidad separado de Dios en el infierno (Apocalipsis 19:19-21).

3. No puedes reparar tu relación rota con Dios.

Mucha gente piensa que podemos ser lo suficientemente buenos o religiosos para ganarnos el perdón de Dios e ir al cielo cuando muramos. Pero la Biblia enseña que el único pago por el pecado es la muerte (Romanos 6:23; Ezequiel 18:20). Alguien debe morir por los pecados que hemos cometido.

4. Jesús murió para pagar la deuda de tus pecados.

Como Jesús no tenía pecado y no tenía deudas con Dios, su muerte pudo pagar por nuestros pecados. Él tomó nuestro lugar en la cruz y sufrió el castigo que merecíamos. Su muerte ahora hace posible que un Dios justo perdone nuestros pecados y nos ofrezca la salvación (Romanos 5:8; 2 Corintios 5:21; 1 Pedro 2:24).

5. Debes recibir el regalo por el cual Él murió.

Ahora debes elegir confiar en lo que Jesús ha hecho por ti en lugar de confiar en tus propios esfuerzos para restaurar tu relación con Dios.

En fe, confía completamente en Jesús para reconciliarte con Dios. Confiesa tus pecados y errores a Dios y elige vivir según su palabra y voluntad. Decide que harás de Jesús el Señor y Maestro de tu vida.

¿Cómo puedes tomar esta decisión?

A través de la oración, puedes encontrarte con Jesús hoy.

No hay una sola oración que debas hacer para ser cristiano -no hay una fórmula mágica-, pero las siguientes palabras son una manera de confiar en Cristo como Señor. Es la oración que hice a Dios el 9 de septiembre de 1973, cuando confié por primera vez en Jesús como mi Salvador.

Si las oras con el compromiso sincero de tu corazón y de tu vida, te unirás a mí en conocer a Jesús personalmente y vivir para Él como tu Señor.

Querido Dios,

Gracias por amarme.

Gracias porque Jesús murió en la cruz para pagar la pena por mis pecados y fracasos.

Reconozco ante ti que soy un pecador, que necesito que me salves.

Te pido perdón por mis pecados.

Ahora me arrepiento de ellos.

Invito a Jesús a entrar en mi vida como mi Salvador y Señor.

Le entrego mi vida.

Viviré para él mientras viva.

Gracias por darme la vida eterna y hacerme hijo de Dios.

En el nombre de Jesús,

Amén.

Si acabas de hacer esta oración por primera vez, por favor, cuéntale a alguien tu decisión.

El cristianismo no se puede vivir solo. Un carbón por sí solo se apaga; necesita el calor de otros carbones. Comparte tu nueva fe con alguien en quien confíes, y con una iglesia donde puedas crecer en tu compromiso con Cristo.

¿Cómo puedo saber que soy cristiano?

¿Cómo puedes estar seguro de que eres hijo de Dios, de que tienes una relación personal con él?

¿Qué puedes hacer cuando surgen dudas sobre tu fe?

En primer lugar, confía en su palabra.

Tu salvación no depende de nada que tú puedas hacer, sino sólo de lo que Dios ha hecho por ti.

Si has invitado a Jesucristo a ser tu Salvador y Señor, su palabra te garantiza que Él ha hecho lo que le pediste. Ha perdonado tus faltas y pecados y te ha hecho hijo de Dios.

Tienes su palabra:

  • “El que cree en él no perecerá, sino que tendrá vida eterna” (Juan 3:16). Desde el momento en que “creíste en él”, recibiste la vida eterna.
  • “El que vive y cree en mí no morirá jamás” (Juan 11:26). Tienes vida eterna, ahora mismo. Nunca perecerás. Cuando exhales tu último aliento aquí en la tierra, inhalarás tu primer aliento en el cielo.
  • “Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco y me siguen. Yo les doy vida eterna, y no perecerán jamás; nadie las podrá arrebatar de mi mano” (Juan 10:27-28).Tu no te aferras a él: él se aferra a usted.
  • “Si alguien está en Cristo, es una nueva creación; lo viejo ha pasado, lo nuevo ha llegado”. (2 Corintios 5:17). Eres una nueva creación, el hijo de Dios. No es posible que vuelvas a donde estabas antes de conocer a Cristo.

Una vez que has elegido confiar en Jesús, te has convertido en una nueva creación (2 Corintios 5:17). Ahora es imposible que elijas perder tu salvación. Un niño no puede elegir no nacer después de haber nacido. Tú eres su hijo, y siempre serás su hijo, igual que mis hijos siempre serán mis hijos. No importa cómo se sientan o lo que digan o hagan, no pueden volver atrás y no ser mis hijos porque nacieron como mis hijos.

Tu “nació de nuevo” como hijo de Dios y serás su hijo para siempre.

Segundo, confía en Dios, no en tus sentimientos.

Probablemente habrá momentos en los que no te sientas cerca de Dios, en los que no tengas ganas de ir al culto, o de leer la Biblia, o de hacer oración. Pero la Biblia no nos dice en ninguna parte qué se siente al ser cristiano. Nuestros sentimientos dependen de muchos factores, además de nuestra relación con Dios. Son el último vagón del tren de la fe, no su locomotora.

Si estás casado, puede haber momentos en los que te sientas más unido a tu cónyuge que en otros, pero sigues casado. Los sentimientos de un empleado hacia su empleador no cambian el hecho de que tiene un trabajo. Los sentimientos de un estudiante hacia sus profesores no cambian el hecho de que esté en la escuela. Los sentimientos no cambian los hechos.

Desafortunadamente, seguimos pecando y no llegamos a ser las personas que nuestro Padre quiere que seamos. Afortunadamente, nuestra seguridad no se basa en nuestras capacidades, sino en la gracia de Dios. Él dice que somos sus hijos. Su Hijo murió para pagar nuestra deuda espiritual para que pudiéramos unirnos a su familia eterna.

Esta es la palabra del Señor.

Tercero, vive tu fe y se hará realidad.

Se necesita tanta fe para creer en Dios ahora, como cuando confiaste en Jesús por primera vez.

La fe es una relación, y ninguna relación puede ser probada. Ninguna pareja casada puede demostrar a alguien fuera de su familia que se aman. Ningún amigo puede demostrar su amistad a quien no la ha experimentado. Es imposible explicar el amor a quien nunca lo ha sentido. Las relaciones se autovalidan: cuanto más se experimentan, más se fortalecen.

Así que no esperes a sentirte cerca de Dios. Actúa como si lo estuvieras.

Lee su palabra, haz oración, adóralo personal y públicamente, e involúcrate en la vida y el trabajo de una iglesia local.

Actúa de acuerdo con tu fe, y descubrirás que tu fe se hace más profunda y más fuerte.

Dios te ha creado para que conozcas a Jesús y lo des a conocer.

Una relación personal con Jesucristo es la única pieza que encajará en tu rompecabezas espiritual. Él es el eje en el que encajan todos los radios de tu vida, el “norte verdadero” de tu brújula.

Si aún no has iniciado una relación personal con Jesús, espero sinceramente que hoy hagas votos por conocerle.

Si lo conoces, espero que ayudes a otra persona a conocerlo.

Ayudar a otras personas a seguir a Jesús es la mayor alegría de la vida.

What did you think of this article?

If what you’ve just read inspired, challenged, or encouraged you today, or if you have further questions or general feedback, please share your thoughts with us.

Name(Required)
This field is for validation purposes and should be left unchanged.

Denison Forum
17304 Preston Rd, Suite 1060
Dallas, TX 75252-5618
[email protected]
214-705-3710


To donate by check, mail to:

Denison Ministries
PO Box 226903
Dallas, TX 75222-6903